Archivos

❤ El amor ❤

⁀☆҉❤☆҉‿☆҉❤⁀☆҉❤☆҉‿☆҉❤⁀☆҉❤☆҉‿☆҉❤

El amor es capaz de encontrar un rostro entre una multitud, un paso inconfundible en una larga caravana, el calor de una mano entre muchas palmas tibias, una lágrima entre una catarata, una mirada entre cientos de ventanas… Detecta con seguridad un suspiro, un silencio, un canto, una risa, un grito en la dispersión del ruido expansivo.
El amor llama a la unidad, no a la división. Es grande, hospitalario, generoso, benefactor, radiante, pleno en sí mismo, bello. Instala al ser humano en su mejor condición en el cosmos.
El amor es lúdico, le gusta del buen humor, de los juegos irónicos, de lo simple, de la síntesis y de los hallazgos valiosos imprevistos.

Enrique Mariscal.

⁀☆҉❤☆҉‿☆҉❤⁀☆҉❤☆҉‿☆҉❤⁀☆҉❤☆҉‿☆҉❤

BUTTERFLY-MUSICAL

 

 

Despedida…

Distanciarse de cualquier relación significativa produce dolor, es una herida por pérdida que corresponde elaborar.

Hay personas que practican la despedida a “la francesa”, se van sin decir nada a nadie, desaparecen.Otros desarrollan interminables ceremonias de alejamiento, con laberintos de excusas, retornos y nuevos intentos. Hay despedidas totales, cortas, preventivas, urgentes.

Si quedan muchas cicatrices, la despedida no tuvo el mejor desenlace. Pero probablemente haya dejado mucho aprendizaje.

Deberíamos valorar más la calidad de nuestras despedidas, la excelencia que tuvieron los vínculos previos a ella.

Si uno vive de manera creativa, sabe que el punto más oscuro de la noche anuncia la salida del sol, que los atardeceres son como amaneceres, que cada vez que dormimos nos despedimos de todos, amigos y enemigos, y gracias a ello nos encontramos con la beatitud rejuvenecedora que proporciona el sueño profundo.

El poder de lo simple. Enrique Mariscal.

El arte de navegar por la vida – Enrique Mariscal.

 

Navegante hay camino.
Se hace claro al amar.
La paz no llora amarguras
ni a nadie quiere golpear.
La alegría se hace música
desde el fondo de la mar.
El canto de la vida invita a navegar.
El poeta no se queja
ni convoca a llorar más;
es un navegante
enamorado del mar.
La luz no dice tristezas
sólo sabe iluminar.
No distancia la unidad,
ni separa la verdad.
Navegante, hay camino.
Se hace camino al amar.
La vida late contenta
desde el lucero al mar.
Navegante hay camino.
Se hace claro al amar.

Textos: Enrique Mariscal, extraídos del libro “El arte de navegar por la vida”