Archivos

Y de pronto la vida te detiene…

Y de pronto la vida te detiene, te “sienta” porque quiere hablar contigo y no le has hecho caso.
Y te habla, te platica… Te recuerda cosas que tal vez habías olvidado.
Y te abraza…
Y en ese abrazo te recuerda que tan solo has venido a vivir.
No a luchar, no a salvar, no a pagar ninguna deuda…

Solo a vivir

Verdadera sabiduría…

Si por pasarte los días repitiendo
mensajes que otros maestros ya dijeron,
piensas que estás haciendo algún trabajo interno.
Lo siento, estás perdiendo tu valioso y sagrado tiempo.
Sabrás que estás haciendo algún tipo de trabajo interno,
cuando los mensajes no vengan de fuera, sino de dentro.

ELLA…

Ella le cantaba a las estrellas,
hasta que comprendió que las
estrellas estaban dentro de ella.
Ella le lloraba a todas sus ancestras,
hasta que comprendió que sus ancestras
estaban vivas en todo árbol, todo río, toda piedra.
Ella leía libros de ciencia, chamanismo y conciencia,
hasta que empezó a escuchar la voz de su propia esencia.
Ella encontró dentro de sí la pureza y belleza más bella,
ella misma era todo cuanto había buscado en esta Tierra.

En nuestro interior…

En nuestro interior existe una realidad muy sencilla que proporciona el alimento capaz de saciar nuestra hambre, y proveer el agua que puede calmar de verdad nuestra sed. ¿Quién decidirá si te has saciado o no? Sólo tú lo sabrás; nadie más puede saber cuántos vasos deberás tomar. Y gracias a esa sabiduría, beberás hasta que la sed desaparezca. La sed volverá a aparecer, pero esta vez tendrás el agua para calmarla. Eso es el Conocimiento.

(Prem Rawat-Maharaji).