Archivos

Cuando decides sanar…

Cuando decides sanar ese nudo de dolor que se viene repitiendo en tu vida, o , aquello que parece estarte prohibido, todo lo que hace que tu vida no sea plena, todos tus ancestros están esperando que liberes ese hilo conductor de dolor de una emoción no sanada que se viene repitiendo generación tras generación. No sanas sólo esa manifestación que te muestra tu síntoma, sanas la vida toda.
Entonces, entiendes, bendices ese síntoma que te permitió abrir las puertas para poder manifestar tu propósito en la Tierra, que es anterior a tu existencia.

NI VENCEDOR NI VENCIDO…

Cuando un lobo va perdiendo la pelea con otro lobo, y entiende que ya no tiene posibilidades de ganar, el lobo perdedor ofrece apaciblemente la yugular al oponente como si dijera: “Perdí, acabemos con esto de una vez “.

Sin embargo, en ese momento tiene lugar lo increíble. El lobo ganador inexplicablemente se paraliza, una fuerza milenaria le impide matar al que desde la humildad reconoce la derrota.

Algún mecanismo primario incrustado en el ADN o más allá de él, se dispara en el lobo ganador y, le recuerda que la especie es más importante que el placer de eliminar al contrincante.

¡QUÉ MARAVILLOSA RELOJERÍA INSTINTIVA!
Nadie llamaría “cobarde” al lobo que se entrega, ni “conmiserativo” al que se paraliza; simplemente el milagro ocurre.

“NI VENCEDOR NI VENCIDO, AMBOS LOBOS SE ALEJAN Y LA RUEDA DE LA VIDA CONTINÚA”.

Todo guerrero de la luz…

Todo guerrero o guerrera de la luz ya tuvo alguna vez miedo de entrar en combate… Todo guerrero de la luz ya traicionó y mintió en el pasado…
Todo guerrero de la luz ya recorrió un camino que no le pertenecía…
Todo guerrero de la luz ya sufrió por cosas sin importancia…
Todo guerrero de la luz ya creyó que no era un guerrero de la luz…
Todo guerrero de la luz ya falló en sus obligaciones espirituales…
Todo guerrero de la luz ya dijo sí cuando quería decir no…
Todo guerrero de la luz ya hirió a alguien a quien amaba…
Por eso es un guerrero de la luz; porque pasó por todo eso y no perdió la esperanza de ser mejor de lo que era…

-Paulo Coelho.-

-TENGO UN MIEDO A MORIR QUE NO ME DEJA TRANQUILO. ¿QUÉ PUEDO HACER?

-Hasta los 50 años padecí, como tú, el miedo a morir. Cuando tenía 5 años, mi padre, ateo fanático, me dijo: “¡Dios no existe! ¡Envejecerás, morirás y te pudrirás! ¡Después no hay nada!” Sin el paraíso post- mortem que me inculcaban en la escuela, perdí toda aspirina religiosa. Aterrado, crecí sintiendo que mi cuerpo era un nido de gusanos… Cuando cumplí 9 años, mi madre, entre sollozos causados por los puñetazos que mi padre le había dado, me dijo: “Borracho, tu padre, me violó. Naciste a pesar de que traté de abortarte. ¡Después de parirte hice que me anudaran las trompas, para nunca más ser inseminada por ese asesino:.!” Desde entonces el miedo a morir empañó mi vida. Pese al psicoanálisis que me hizo en Cuernavaca, Méxixo, el famoso terapeuta Eric From, a causa de la maldición de mi padre y el miedo fetal a ser expulsado del vientre de mi madre, el miedo a morir persistió 50 años.
Mi encuentro con el monje Zen Ejo Takata, con quien medité durante 5 años, mitigó mi angustia. Él me pidió dar una respuesta a esta pregunta: “¿No comienza, no termina, qié es?”
No pude darle una respuesta satisfactoria.. Me gritó: “¡Intelectual, aprende a morir!”. Comprendí por fin la raíz de mi miedo. ¡Morir era natural, mi miedo era mental! “Si dejas tu mente, vacía de palabras, en silencio, tu angustia se esfumará.”
Cada vez que la certeza de que un día tendría que morir me torturaba, comencé a dejar de pensar, no aferrándome a las palbras. Imaginaba a mi mente como un cielo azul, por donde desfilaban como nubes las palabras. Las dejaba venir e irse, sin atarme a ellas. Eso bastaba para calmarme, permitiendo que un sueño benéfico me embargara.
Me dijo Ejo Takata: “En la noche, cuando el deseo de dormir te embarga, por más que tratas de percibir cuándo te duermes, nunca lo logras. No puedes ser consciente de ese momento. Sin darte cuenta te duermes simplemente. Al despertar no sabes cuánto has dormido. ¿Una hora, ocho horas, un día entero? Imposible saberlo. Eso mismo te sucederá en el momento de morir. Sin darte cuenta, en un segundo perderás la conciencia. Si hay algo después de la muerte, tal como te sucede cada día al dormir y luego despertar, tu renacimiento te parecerá instantáneo, aunque hayas reposado en la nada mil años o más. Si no hay nada, no te darás cuenta de nada. Vacuidad sin un YO que la perciba, los muertos no sufren. “Enséñale a tu mente a morir. Suelta las amarras, vive libre. Lo que tú no puedes hacer, deja que se haga. El universo –o Dios, si así quieres llamar al Misterio Sin Nombre- sabe lo que hace. Si todos morimos es porque así es necesario.
Desde entonces, cada noche, cuando me acuesto a dormir, me desprendo de las palabras, dejo de pensar. Sin darme cuenta me sumerjo en un tranquilo sueño.
Amigo mío, en lugar de torturarte por la muerte, aprende a alegrarte por la vida.

-Alejandro Jodorowsky-

LA SERPIENTE …

“Si la Sepiente está acostada, sueñas bajo el cielo estrellado. Si la Serpiente se alza, habrá luz para todo el mundo…”

Antiguamente la Serpiente era un símbolo de sabiduría e iluminación. La razón: su biología. La misma tenía la capacidad de arrastrarse por el inframundo o alzar su cabeza hacia los cielos. Su serpentear se semejaba al de un río, al de las ondas del sonido, a la forma en que la energía se movía por el cuerpo cuando meditábamos. Y a su vez, en su interior tenía la energía de la sanación para la vida y el veneno para la muerte. Cada estación renacía dejando sus pieles atrás, y sus bellos diseños hablaban de la fractalidad del universo.
Era la protectora de los campos, y por lo tanto, de la vida.

Se decía que temer a la serpiente era temer la propia conexión, y por ello, con los milenios, el monoteismo se encargó de demonizar su imagen haciéndonos temerle y alejándonos de nuestra propia iluminación.

Estamos en periodos de resurrección. Sigamos el ejemplo de la Serpiente: despertemos del sueño, convirtiendo la ignorancia en sabiduría, el veneno en antídoto, los patrones en energía, el miedo en amor.

21 MENSAJES PARA TRANSMITIR A CADA MIEMBRO DE LA SIGUIENTE GENERACIÓN

1.-Eres un ser deseado. Estás aquí porque el Universo lo quiso.

2.-Siente que eres libre de ser lo que eres, no permitas que nada ni nadie te etiquete, ni te imponga guiones que no se corresponden con tu autenticidad.

3.-Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti para ser usado a tu favor y al de todo el Universo.

4.-Aprende a no pedir amor, simplemente ama.

5.-Cree en los pequeños milagros de cada día y atiende a las coincidencias, en ellas hay mensajes ocultos que te guían en el correcto camino.

6.-Cada día, haz un acto generoso con alguien cercano.

7.-Si en tu árbol genealógico hubo traumas, sánalos actuando.

8.-Déjate guiar por tu cuerpo, es sabio. Él te alertará de las situaciones de las que debas alejarte, sintiendo tensión y malestar. También te dirá cuando estás alineado con lo que eres, sintiendo relajación y bienestar.

9.-No contamines tu cuerpo con tóxicos o una mala alimentación.

10.-En cuanto puedas, sé independiente. Trabaja utilizando tu creatividad y hazte adulto.

11.-Escribe un poema cada día.

12.-Busca y provoca situaciones que te hagan reír.

13.-Tiende a compartir, a colaborar a ser solidario.

14.-Cuando tengas problemas, puedes analizarlos, puedes hablarlos, pero ten por seguro que hasta que no actúes no se producirá la transformación.

15.- Siente GRATITUD por todo lo que te regala el Universo.

16.- Recuerda que nada en este plano de existencia perece, sino que se transforma.

17.-Lee, estudia, conoce… experimenta por ti mismo.

18.-No te apegues a nada material. No consumas lo que no necesitas.

19.-Tampoco te apegues a ninguna creencia. Lo mismo que tu cuerpo se renueva constantemente, también lo deben hacer las ideas.

20.-Siembra cada día las semillas que te lleguen de dentro o de fuera. La semillas pueden ser palabras, caricias, belleza, acciones. Ellas son los gérmenes de más sabiduría, amor, arte y salud.

21.-Cuida con mimo el territorio que está más allá de tu cuerpo, tu casa, tu barrio, tu ciudad… el planeta y el Universo.

Se feliz, libre y completo
Te amo 😍
Tú perteneces

EL ARTE DE PEDIR AL UNIVERSO

No pidas… 🌀¡AGRADECE!🌀

Cada vez que pides algo, cualquier cosa que ello sea, y sin importar tu tono -sosegado… o de clamor, dejas entrever, mi amigo, de alguna forma la idea:

“¡Esto no lo tengo ahora! me lo otorgas…, por favor???”.

Pero sin que tú lo adviertas y sin que sea tu intención, le marcas al Universo justamente tu carencia, y El capta ese “no lo tengo” que esconde tu petición…, ¡¡¡y de forma presurosa más lo pone en evidencia!!!.

En cambio, cuando agradeces, “creas” eso que agradeces, porque ya das por sentado que aquello “ya sucedió”, y el Universo recoge tu instrucción… ¡¡¡y te obedece!!!…

¡¡¡Que nadie agradece nunca por algo “que no pasó”!!!

¡¡¡Dalo por hecho… y no dejes que tu mente se inmiscuya, diciéndote que es difícil que eso se te otorgue a ti!!!

Hay otras Manos, mi amigo, más inmensas que las tuyas…, ¡¡¡y ellas siempre le responden a quien agradece así!!!

No te olvides que las cosas nunca son lo que parecen: ¡¡¡Hay un “Diseño Amoroso” detrás de “la realidad”!!!

y cada vez que tú, amigo, de corazón agradeces, “Magnetizas” eso mismo que agradeces de verdad…

Cuando tú lo ves “ya hecho”…, cuando “lo das por sentado”…,

y agradeces, traspasado por una intensa emoción, el Universo “Percibe” que ha quedado desfasado, y “Actualiza” su programa hacia “La nueva versión”…

Por eso, amigo, no pidas: “Dame la calma que anhelo”; di más bien: “Gracias, Dios mío por esta serenidad”

No digas: “Dame un trabajo que me aparezca del cielo”; di: “Gracias porque me gano mi pan con facilidad”.

No le implores a la Vida que te acerque una pareja; di: “Gracias por este amor que me llena de alegría”;

No ruegues que se disuelva alguna culpa muy vieja; di “Gracias porque se limpia mi pizarra cada día”.

🌀“¡Gracias… por esta abundancia que sobre mí se derrama!”*;

🌀*“¡Gracias… por gozar de nuevo la más perfecta salud!”*;

🌀*“¡Gracias… por abrir mis ojos a un sublime panorama!”*;

🌀“¡Gracias… por llenar mi pecho de amorosa gratitud!”*.

🌀*¡Siéntelo ya sucediendo!, ¡siéntelo con alma y vida!*

!Siente ese viento de cambio que te abraza y te estremece!

*¡Siente la emoción intensa de la plegaria cumplida…porque todo, compañero… le llega a quien agradece!*🙏🏻

¿SOY MI ALMA O SOY MI MÁSCARA?

(Si amas mostrar tu cara, considerando que ella te representa, este escrito mío puede ofenderte. Si sientes la necesidad de mirarte cada día muchas veces en un espejo, con admiración o con disgusto , no leas lo que sigue.)

¿SOY MI ALMA O SOY MI MÁSCARA?

Aquellos que sienten ser su cara, viven identificados a un Ego artificial creado por la familia, la sociedad y la cultura. Los que viven más allá de su cara, son seres que han despertado su conciencia y ACEPTADO QUE SON ANTES QUE NADA UN ALMA.
¿Cuál fue el rostro de Jesucristo? Nadie lo sabe. Los pintores del Islam representan al profeta Mahoma con un velo que oculta a su rostro.
Cuando mi Maestro Ejo Takata me planteó esta adivinanza sagrada: “¿Cuál era tu rostro antes de que nacieras?”, la esquivé respondiendo: “No lo sé, en ese entonces no tenía un espejo”, Ejo me gritó “¡Intelectual, aprende a morir!”
El alma del sabio no se refugia en su cara, la atraviesa. No actúa en nombre de él mismo sino en el del Misterio Supremo, creador del universo. Los que se identifican a su rostro, actúan imponiendo sus modales ordinarios, su codicia, su egoísmo, sus prejuicios.. Cada rostro es semejante a un río, avanza implacable hacia la vejez. Por más que a punta de cremas, adornos, operaciones, quiera permanecer para siempre igual, se va marchitando y deformando. Es una máscara con ojos que solo saben mirar lo que llaman “afuera” sin saber volcarse hacia su abismo íntimo. Esos enmascarados viven sufriendo por no saber que llevan la inmortalidad dentro. Son máscaras que imitan estar satisfechas, que exhiben con orgullo su hueco parecer. Rostros sin Dios Interior, telones de teatro, cáscaras insustanciales, áreas donde la superficie está en todas partes y el centro en ninguna.
Cuando nuestro espíritu se materializa, nuestro cuerpo, se espiritualiza, perdiendo su cara.

-Alejandro Jodorowsky-

EL MESÍAS.

“Enamórate del desastre de tu vida: los sueños destrozados, las promesas rotas, las tristezas y alegrías inesperadas, todos esos mañanas esperados que nunca llegaron, todos esos hermosos planes que nunca se hicieron realidad.

Santifica el desorden de tu vida, este momento de existencia salvaje, incontrolable, no planificado e inesperado. Dignifícalo con tu amorosa atención, tu gratitud.

Porque si amas el desorden lo suficiente, te convertirás en un Mesias. (mess-iah). “.

– Jeff Foster-

Si vas a entrar por mi vagina…

Si vas a entrar por mi vagina, a este cuerpo madre tierra de amor, ¿Desde dónde lo vas a hacer? ¿Cómo lo vas a hacer? Si vas a tocar mi útero, mi segundo corazón ¿Por qué lo vas a hacer? ¿Cuál es tu profunda intención para este encuentro? ¿Eres consciente de tus memorias amorosas y sexuales?, ¿Eres consciente de cómo tu energía está fluyendo en este momento?

Cuando vayas a entrar por mi vagina, recorras sus paredes, y toques mi cuello uterino, asegúrate de hacerlo desde el amor, el respeto, y que estés limpio de memorias dolorosas.
Asegúrate de nunca hacerlo desde la violencia, o para depositar tu estrés, o tu deseo eyaculatorio.

Asegúrate de antes haber explorado todo mi cuerpo, de haber conocido mi vulva, de no verme solo como un orificio vaginal para saciar tu deseo.

Asegúrate de haberme mirado a los ojos profundamente, haber sentido mi fuerza, mi amor y mi poder.

Asegúrate de haber respirado en sincronía conmigo, de haberme escuchado, de haberme entendido, de haberme sentido.

Asegúrate de haberme palpado, olido, extasiado, excitado.

Asegúrate de haber rosado muchas veces mi piel con tu piel, de haberme besado por todo el cuerpo.

Asegúrate de no sentir asco por ninguno de mis deliciosos fluidos y olores, y de no criticar ninguna parte de mi cuerpo.

Asegúrate de mirarme y sentirme desde el amor.

Asegúrate de todo esto, porque mi mujer salvaje está despierta, viviendo una sexualidad consciente y placentera.

Esos tiempos donde me penetrabas porque si, ya pasaron.

Esos tiempos donde me tocabas violentamente o solo pensando en tu placer, ya murieron.

Esos tiempos donde no me tocabas y solo me penetrabas sin importarte nada más, ya desaparecieron.

Soy otra, soy yo, soy esta mujer que ya floreció, que está floreciendo por una sexualidad por y para ella.

Soy una mujer salvaje, que disfruta enteramente de su sexualidad y su cuerpo, que se conoce, que se toca, que se ama, que se cuida.

Soy esta mujer que ves, este cuerpo que ves, al que solo puedes tocar y entrar con amor.
¡Si yo sano tu sanas! Si vibro alto, yo me aseguraré de que el ser que toque mi cuerpo, vibre en amor para poder llegar a mí.

MI NIÑA

Mi preciosa niña interior.
Que bonita eres.
Te adoro

Quiero abrazarte tan fuerte
y hacerte sentir todo ese amor
y aprobación que tal vez nunca recibiste

Gracias por ser tan maravillosa
Te amo con todo mi corazón.

No me hubiera gustado que pasaras
por tantas cosas tan dolorosas, pero eres tan fuerte
que nada puede detenerte. No lo dudes nunca.

No guardes dolor en tu corazón,
te estorbará mucho en tu vida adulta

Sana ese corazoncito sensible y bondadoso.
Sánalo por que si no se llenará de ira y amargura

Llora, por favor llora, llora todo lo que quieras
hasta que sientas que las penas se han ido

Aquí estoy para abrazarte.

Te arrullo y te lleno de besos.
Te amo con todo mi corazón.

Yo te cuido. Yo te protejo.
Te veo y te comprendo.
Te consuelo y te doy lo mejor de mí

Aprendo a amarme
al verte tan hermosa y dulce

Tan inocente.

Recuerdo tu pureza, tu dulzura,
tu conexión con la divinidad,
y aprendo a escucharte nuevamente
a través mi voz inteior.

Te sano y me sano.

Somos libres y felices.
Armoniosas, realizadas y exitosas.

A tí mi niña maravillosa
te prometo que voy a hacer
lo mejor de mí para dártelo.

Te prometo que vas a lograr ser
eso que soñabas ser cuando eras pequeñita

Te prometo que te vas a sentir inmensamente
orgullosa de ver la mujer en la que te has convertido

Pero sobre todo te prometo
que te voy a hacer feliz.

Nunca olvides todo lo que vales.
Cree en tí mi niña.
Quiérete mucho.
No dejes que las ranas envidiosas del pantano apaguen tu luz.

Tu puedes.

Te amo bonita.
Aquí estoy para tí
Gracias por ser tan maravillosa

CARTA DE UN HOMBRE CONSCIENTE A TODAS LAS MUJERES. 

Pido perdón en mi nombre y en el de todos los hombres
A todas las mujeres hijas de la tierra.
Quiero pediros de corazón perdón,
Perdón por estos siglos de patriarcado
que solo revela el masculino herido.

Por todo el dolor que pude haber causado
con mis pensamientos, mis palabras y mis acciones.
Por sólo saber ser hombre y no comprender vuestras fortalezas.

Por todos los retos compartidos desde la mente y la distancia.
Por no haber sido capaz de compartir mi energía femenina con vosotras.
Por esos momentos que pudimos pasar y no pasamos.

Por mi ignorancia hacia vosotras,
y el dolor que los hombres hemos podido causar.
Por no haber aprendido primero a conocerme,
antes de compartir con vosotras, para saber sentir como sentíais.
Causando solamente un gran daño.

Por las violaciones y abusos sexuales,
Por los hijos que no hemos querido traer a este mundo.
Por los abortos compartidos,
Por ver en la mujer solo un objeto de deseo y satisfacción sexual.
Por haber mal utilizado la sexualidad,
Y no reconocerla como algo sagrado.
Por odiar, temer, despreciar, minusvalorar
la energía femenina representado en vosotras.

Por entrar en guerra,
Por apoyarme en la mujer para elevar mí autoestima.
Por la vida que no he querido daros ni tampoco compartir.
Por no dejarme guiar, por no ser sensible,
ni apreciar aquello que es feliz.

Por no daros las gracias y no haberos protegido.
Por haber tenido miedo de entregarme profundamente al Amor.
Por no haberme entregado completamente,
Por actuar con rabia y actuar sin contar sin vosotras.

Por tener siempre algo que deciros, y no haberlo dicho.
Por las mentiras y las humillaciones.
Por las murallas y las defensas.
Por decir siempre si, y no actuar con verdadera libertad.
Por amar lo femenino, y no sólo a un femenino.

Por creer que no necesito vuestra ayuda y vuestra compañía.
Por no haberos comprendido y haberos dado verdadero Amor.
Por ser condicional y no saber escucharos.
Por no haberos dado cariño y aceptación.

Por no haber expresado todos los sentimientos buenos
y los que no han sido tanto, que sentía hacia vosotras.
Por no haberos hecho sentir queridas y amadas por un hombre.
Por no haber estado a la altura de vuestras sinceras proyecciones.
Por haberos dejado solas y abandonadas.

Por las tareas y misiones compartidas
que haberos tenido que completar solas.
Por no haber encendido y alimentado el fuego de la casa.
El fuego de la relación sagrada entre un hombre y una mujer.

Por los silencios, por las ausencias
Por infravaloraros y no reconoceros.
Por no crear amor y paz en el hogar.
Por no haberme podido reconocer en cada una de vosotras.

Por todo ello os Amo y os pido PERDÓN
Para sanar esa grieta que nos divide hace siglos.
Y que ha llegado el momento de reparar,
con profundo Amor y Paz.

SANA Y DANZA…

Una joven de la tribu se dirigió a la anciana y le dijo:
– No participaré más en el grupo.

La anciana respondió:
– Pero, ¿por qué?

La joven respondió:
– Veo a mi hermana que habla mal de otra; un grupito que vive hablando y no apoya, personas que durante la danza pareciera que tratan de lucirse en lugar de mirar el árbol y tantas otras cosas malas que veo…

La anciana le respondió :
– Muy bien, pero antes de irte, quiero que me hagas un favor: toma un vaso lleno de agua y da tres vueltas por el círculo sin derramar una gota de agua en el suelo. Después de eso, puedes salir del grupo.

Y la joven pensó: ¡Muy fácil!

Y dio las tres vueltas como le pidió la anciana.
Cuando terminó dijo:
– Hecho!

Y la anciana le preguntó:
– Cuando estabas dando vueltas, ¿viste a alguna hermana hablar mal de otra?

La respuesta fue: No.

¿Viste a las danzantes quejarse entre sí?

– No.

¿Viste a alguien que no estuviera apoyando?

– No.

– ¿Sabes por qué? Le preguntó. – Estabas concentrada en el vaso para no tirar el agua.

Lo mismo es en nuestro grupo y en la vida. Cuando nuestro enfoque sean nuestros pasos, nuestro rezo y nuestra evolución, no tendremos tiempo de ver los errores de las demás.

Quién sale de un círculo por causa de otra persona, nunca entró a danzar, a sanar, a rezar, a orar por la humanidad.

Quien se fija en las demás, nunca entró con el fin de honrar a sus ancestras, nunca entró para su propia evolución, de encontrar en la danza su verdadero espíritu, de servir a la comunidad.

Libérate del prejuicio, de la opinión de las demás, de fijarte en las demás.

SANA Y DANZA.

La sanación de una mujer…

“Cuando una mujer toma la decisión de abandonar el sufrimiento, la mentira y la sumisión. Cuando una mujer dice desde el fondo de su corazón: ‘Basta, hasta aquí he llegado’. Ni mil ejércitos de ego y ni todas las trampas de la ilusión podrán detenerla en la búsqueda de su propia verdad.

Ahí se abren las puertas de su propia Alma y comienza el proceso de sanación. El proceso que la devolverá poco a poco a si misma, a su verdadera vida. Y nadie dijo que ese camino sea fácil, pero es ‘el Camino’. Esa decisión en sí, abre una línea directa con su naturaleza salvaje y es ahí donde comienza el verdadero milagro”

OPUESTOS…

Hay dos clases de Silencio: uno que asfixia y ahoga, otro que oxigena, equilibra y armoniza…

Hay dos clases de Cansancio: uno tedioso y estéril, otro lleno de sentido, rico y fecundo…

Hay dos clases de Soledad: una que hasta “acompañada” destruye, otra que “sola o acompañada”, edifica, planifica y ¡REVIVE!…

Hay dos clases de Trabajo: uno que esclaviza y mutila, otro que vivifica, ilumina y libera…

Hay dos clases de Risa: una que ofende y agrede, otra que alegra, entusiasma y reanima…

Hay dos clases de Mirada: una que degrada y mutila, otra que enaltece, reconforta y sublima…

Hay dos clases de Relaciones: unas que aniquilan y envilecen, otras que logran el ‘milagro’ de hacer surgir lo mejor de nosotros mismos…

En la vida hay «dos clases» de todo o de casi todo y cada uno de nosotros, desde el fondo de nuestros corazones, sabemos con qué ‘clase’ de realidad decidimos Vivir …

La Vida no se nos da ‘de una vez’ y para siempre… La vida se nos da cada día, cada minuto, ‘cada instante’

Autor: Desconocido

Dedicado a mi hija…


”No quiero que te parezcas en lo más mínimo a mí, ni siquiera en una pestaña.

No eres la continuación ni de mi apellido, ni de mi a veces maligna forma de ser. No eres mi apéndice, eres más… eres única e irrepetible.

No serás lo que nunca pude ser, ni te lanzaré por los senderos que yo hubiera querido recorrer.

Eres sencilla y llanamente diferente.Desafiante al exponer tus puntos de vista, y realmente quisiera que seas tu propia escultora, que tu cincel haga pedazos las asperezas y redondee las puntas que te afligen.

Eso sólo lo puedes hacer tú. No fabriques tus cimientos y columnas sobre nadie, sé fuerte, sé digna.

Pero sobre todas las cosas del mundo, sólo te pido algo: Sé todo lo que quieras ser, mientras te haga feliz. Vende helados, ilusiones, compra nubes, pendientes, zarandea a la vida y no sigas a los demás, no creas en lo que te digan, solo hazlo si a ti te apetece.

Se timón, nunca ancla. Se mar…”

Texto de el poder del cambio, esta en ti

SOLTAR A MAMÁ…


Soltarme de mamá: no es dejar de verla, es comenzar a mirarla..
Soltarme de mamá: no es dejar de hablarnos, es comenzar a comunicarnos..
Soltarme de mamá: no es sacarla de mi vida, es incluirla..
Soltarme de mamá: no es dejar todo lo que me enseñó, es honrar lo que si me sirve hoy..
Soltarme de mamá: no es separarnos es integrarnos en una conciencia que sane, y cree vida…
Soltarnos de mamá, es saber tomar lo que en realidad nos quería mostrar y dejar ir sus miedos y culpas para que no actúen en nuestras vidas…. 

EL CAMBIO…

El sufrimiento llega porque no permitimos que suceda el cambio. Nos aferramos, queremos que las cosas sean estáticas. Si amas a una mujer, la quieres también para mañana, de la misma forma en que ella es tuya hoy. Así es como surge el sufrimiento. Nadie puede estar seguro del momento siguiente, ¿Qué decir sobre mañana?

Un hombre consciente sabe que la vida está cambiando constantemente. La vida es cambio. Sólo hay una cosa permanente y es el cambio. A excepción del cambio, todo lo demás cambia. Aceptar esta naturaleza de vida, aceptar esta existencia cambiante con todas sus estaciones y estados de ánimo, este constante fluir que nunca se detiene por un momento, es ser dichoso. Entonces nadie puede perturbar tu felicidad. Es tu anhelo de permanencia lo que crea problemas para ti. Si deseas vivir en una vida sin cambios, estás pidiendo lo imposible.

Un hombre consciente se vuelve lo suficientemente valiente para aceptar el fenómeno del cambio. En esa misma aceptación está la dicha. Entonces nunca estás frustrado.

-Osho.-

Imaginemos…

Imaginemos que el adulto en el que nos hemos convertido pudiera visitar al niño o la niña que fuimos en momentos en los que se sintió mal. ¿Cómo se sentiría el niño o la niña, dentro de cada uno de nosotros, sabiendo que el futuro le espera en un lugar donde se ha hecho más fuerte y capaz?
Al final, somos supervivientes. Si al menos tuviéramos la información del futuro cuando atravesamos un tránsito difícil en nuestra vida. Si supiéramos que todo pasará y que un horizonte nuevo se abrirá cuando lo viejo se cierre. Si al menos supiéramos de verdad que cuando nos visita la dificultad llega con la promesa o la posibilidad de una felicidad mayor. Si incluso llegáramos a confiar en que nuestro último tránsito, el de la muerte, es el regreso a nuestro hogar seguro, donde vida y muerte, que parecían separadas, se hacen de nuevo una.

Joan Garriga
Del libro “Vivir en el alma”

Cierto día, el fósforo le dijo a la vela:

• Hoy te encenderé.
• ¡Oh no!, dijo la vela, tú no te das cuenta que, si me enciendes, mis días estarán contados; no me hagas una maldad de esas.
• ¿Entonces tú quieres permanecer así toda tu vida? ¿Dura, fría y sin haber brillado nunca? preguntó el fósforo.
• ¿Pero tienes que quemarme? Eso duele y además consume todas mis fuerzas, murmuró la vela.
Entonces respondió el fósforo:
• ¡Tienes toda la razón!. Pero esa es nuestra misión. Tú y yo fuimos hechos para ser luz y lo que yo como fósforo puedo hacer es muy poco, mi llama es pequeña y mi tiempo es corto. Pero si te paso mi llama, habré cumplido con el propósito de mi vida; yo fui hecho justamente para eso, para comenzar el fuego.
Ahora, tú eres una vela y tu misión es brillar. Todo tu dolor y energía se transformará en luz y calor por un buen tiempo.
Oyendo eso, la vela miró al fósforo que ya estaba en el final de su llama y le dijo:
• ¡Por favor, enciéndeme!
Y así produjo una linda y brillante llama.

Así como la vela, a veces, es necesario pasar por experiencias duras, experimentar el dolor y sufrimiento para que lo mejor que tenemos surja, sea compartido y podamos ser LUZ.
Recuerda que “mar calmado no hace buenos marineros”, los mejores son revelados en las aguas agitadas.
Entonces, si tuvieras que pasar por la experiencia de la vela, recuerda que servir y compartir el amor es el combustible que nos mantiene vivos.

¡Eres la luz del mundo y tu misión es irradiar esa luz!

Nunca olvides que siempre debemos ser luz. Una luz que guíe, no que opaque o ciegue.

Brilla para dar brillo!