Archivos

Sólo por hoy…

 10329119_620136821451102_6003230988265958858_n

Sólo por hoy, tratare de pasar el día, sin esperar resolver el problema de toda mi vida, en un Sólo momento.

Sólo por hoy, seré feliz tan feliz como me lo proponga.

Sólo por hoy, me ajustaré a lo que es, sin tratar de amoldar todo de acuerdo con mis deseos tomaré la suerte como venga y me acoplaré a ella.

Sólo por hoy, trataré de fortalecer mi mente, estudiaré, aprenderé algo útil, no seré un apático mental, leeré algo que requiera esfuerzo, pensamiento y concentración.

Sólo por hoy, ejercitaré mi alma de tres formas, le haré un bien a alguien sin esperar recompensa y sin que nadie lo sepa. ¿si alguien se entera esto? No contaría. haré por lo menos dos cosas que no quiera hacer Sólo como un ejercicio. no le demostraré a nadie que mis sentimientos han sido heridos puedo estarlo pero hoy, no lo demostraré.

Sólo por hoy, tendré un programa a seguir quizá no lo siga con exactitud pero lo trataré y lo tendré. Me salvaré de dos plagas la prisa y la indecisión.

Sólo por hoy, seré agradable, me mostraré lo mejor que pueda, vestiré apropiadamente, hablaré en voz baja, actuaré cortésmente, no haré crítica alguna, no le encontraré faltas o defectos a nada y a nadie y trataré de no superar ni dirigir a nadie más que a mí mismo.

Sólo por hoy, me tomaré media hora de calma para mi mismo y estaré sin tensión en algún momento, durante esa media hora trataré de tomar una mejor perspectiva de mi vida.

Sólo por hoy, no tendré miedo, trataré especialmente de no sentir miedo disfrutar de lo que es bello y creer que del mundo he de recibir de acuerdo a la que se dé.

Sólo por hoy, sí Sólo por hoy.

Perseverancia…

El discípulo se dirigió al maestro y, de nuevo, le preguntó:
– Maestro, ¿por qué la vida nos hace caer una y otra vez, tantas y tantas veces?

– Para que puedas aprender…

El discípulo interrumpió al maestro.
– ¿… para que aprenda lo doloroso que resulta volver a caer?.

El maestro respondió…

– No. Para que aprendas lo bonito que resulta volver a levantarse.

Sólo uno fracasa, cuando lo deja de intentar.

555274_436175183061975_100000084910080_1692448_1574156274_n

●̮̑۰.♥*SEGUIRÉ ADELANTE●̮̑۰.♥*

Voy a seguir creyendo ,aún cuando la gente pierda la esperanza.
Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio.
Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan.
Voy a seguir hablando de Paz, aún en medio de una guerra.
Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad.
Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha.
Y seguiré gritando, aún cuando otros callen.
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor
Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas.
Inventaré a caminar al que decidió quedarse
y levantaré los brazos, a los que se han rendido.
Porque en medio de la desolación,
siempre habrá un niño que nos mirará,
esperanzado, esperando algo de nosotros,
y aún en medio de una tormenta,
por algún lado saldrá el sol
y en medio del desierto crecerá una planta.
Siempre habrá un pájaro que nos cante,
un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza.
Pero…si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate y dame un beso un abrazo o regálame una sonrisa,
con eso será suficiente, seguramente me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo.
Solo un gesto tuyo hará que vuelva a mi camino.
Nunca lo olvides……..

36531b9eA

Simplemente dar…

‎”Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido.

Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche.

Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro.

Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado.

Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar.

Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla.

Toma la Esperanza y vive en su Luz.

Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar.

Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo”. 

10991094_662981103833340_1833923282862929925_n

Mahatma Gandhi

`•.¸¸. ི♥¡¡¡ Nunca te detengas !!!`•.¸¸. ི♥

10461660_667906373340813_8826030737150329630_nDetrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
Sigue, aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
Pero ¡¡¡ nunca te detengas !!!

“El silencio interior”

“El silencio interior” es el ambiente preciso para incubar los más sublimes proyectos.

Programa, cada día, un período concreto de silencio absoluto, en la soledad.

Permaneciendo quieto y relajado, no pienses en nada; deja tu mente en blanco, totalmente vacía.

Si oyes un ruido o escuchas un sonido, niégate a pensar en su causa.

Percíbelo sin evaluarlo.

Escucha la música del silencio para que vivas a profundidad, y para que te beneficies del silencio fértil y curativo.

Después de un ejercicio de silencio, gozarás de una serenidad interior vitalizante.

cielo4

❀◕‿◕❀ Vive alegre!!! ❀◕‿◕❀

Tus pensamientos de felicidad son factores positivos de tu bienestar y de la alegría que irradies a tus relacionados.

Vive alegre para que estimules tu optimismo y para que afirmes tu entusiasmo de vivir, convivir y trabajar.

Siente la alegría agradecida de gozar tu vida y de sus bienes.

La sana alegría atrae la salud y deja en libertad tus potencialidades positivas.

La salud es equilibrio interno.

Cuida de tu salud física y mental y de tu vida espiritual, pues es certero el proverbio chino:

“Nada sienta mejor a tu cuerpo que
el crecimiento de tu espíritu”.

Quien ama, afirma su felicidad y vive alegre.

Tiberio López Fernández.
366 Maravillosas Motivaciones.

1 (3)

Navegante hay camino…Se hace claro al amar.

0010f7fb-075b-42d2-89ed-622ee26d2216a

Navegante hay camino.
Se hace claro al amar.
La paz no llora amarguras
ni a nadie quiere golpear.
La alegría se hace música
desde el fondo de la mar.
El canto de la vida invita a navegar.
El poeta no se queja
ni convoca a llorar más;
es un navegante
enamorado del mar.
La luz no dice tristezas
sólo sabe iluminar.
No distancia la unidad,
ni separa la verdad.
Navegante, hay camino.
Se hace camino al amar.
La vida late contenta
desde el lucero al mar.
Navegante hay camino.
Se hace claro al amar.

– Enrique Mariscal- del libro “El arte de navegar por la vida”

– Permanece abierto y dispuesto a aprender –

11141759_720486168082833_1492442416257894002_n

«Cuando el alumno esté preparado, aparecerá el maestro».
(Antiguo proverbio zen)

Sé un alumno. Permanece abierto y dispuesto a aprender de todos y cada uno. Ser alumno significa tener espacio interior para un nuevo saber. Cuando estás verde creces y cuando estás maduro te pudres. Permaneciendo verde, evitarás la maldición que representa ser un experto. Cuando sepas de corazón que cada persona que encuentras en la vida tiene algo que enseñarte, podrás aprovechar al máximo lo que ésta te ofrezca. La capacidad de crear realidad mágica supone en primer lugar el ser un alumno de la vida.

Sé un alumno dispuesto. Tu nivel de preparación para crecer y convertirte en tu propio hacedor de milagros no es más que un estado mental. Como alumno, sabes que todos y todo pueden de algún modo ser tus maestros. Como alumno dispuesto, ansías lo que todos y todo pueden ofrecerte. El «giro equivocado» que te lleva a un lugar nuevo e inesperado es una oportunidad para crecer. Cuando eres un alumno preparado, el extraño que te habla de cómo superó su adicción hace años se convierte en un guía que se te envía para ayudarte a hacer frente a tu propia adicción personal.

Preparado significa dispuesto. Disposición genuina y auténtica. Cuando estés así dispuesto, descubrirás a tu propio maestro personal.
El maestro está en todas partes. La ayuda que necesitas te será facilitada por el universo en cuanto conviertas tu preparación en disposición. En cuanto estés dispuesto, encontrarás maestros en cada rincón de tu vida.

El maestro puede muy bien ser un alma experimentada dispuesta a ayudarte y guiarte hacia los milagros que buscas. Puedes interpretar la aparición de esa persona en tu vida ahora, en el momento mismo en que estás preparado, como un accidente o una ruptura divina por tu parte. Pero, de un modo u otro, esa alma sabia ha estado siempre a tu disposición. Es tu disposición la que hace que el maestro pueda ayudarte.

Los maestros aparecen bajo diversas formas. El tuyo puede ser una cinta que alguien ha dejado «por accidente» en tu coche y que tú, «por accidente», pones en el momento preciso. Es posible que la semana pasada la hubieras oído durante dos minutos y hubieses rechazado su contenido; ahora, tu disposición permite su presencia como maestro. Tu maestro puede también ser un libro o un artículo que te haya recomendado un amigo. Puede ser tu asistencia imprevista a una conferencia o un servicio en la iglesia para el que alguien te ha dado su entrada porque tenía que salir de la ciudad; el mensaje del orador parece estar dirigido de manera específica a ti. El maestro puede ser un niño que te coge de la mano y te hace una pregunta en la que tú no habías pensado hasta ese momento, y la respuesta que le das al niño es la respuesta que te das a ti mismo. Tu maestro puede ser invisible y aparecer en forma de un pensamiento que viene a tu mente en un momento tranquilo, de contemplación, y te anima a seguir una dirección determinada.

Cuando tú, el alumno, estés preparado y dispuesto, el maestro aparecerá. Sólo tienes que echar un vistazo en derredor, mirar con ojos nuevos y preguntarte en silencio: « ¿Quién es mi maestro?».

El maestro hace su aparición en todo y en todos cuantos lugares te encuentras. Como ya hemos dicho, no existen en realidad los accidentes. El universo tiene un propósito. Si el maestro estaba allí y tú lo has pasado por alto, ello formaba parte de la perfección en ese momento en concreto. El maestro estaba allí antes que tú, pero no estaba allí para tí. Aquello era entonces y esto es ahora. Hoy, cuando estás dando un propósito a tu vida y adquiriendo la capacidad de hacer aparecer milagros en tu vida, reconocerás al maestro.

Cuando el insecto herido, moribundo, te recuerde la necesidad de ser compasivo, es que el maestro ha aparecido. Cuando la persona sin hogar, con su aspecto desastrado y la mano extendida, te recuerde la necesidad de ser piadoso, es que el maestro ha aparecido. Cuando el soldado cargado con sus instrumentos mortíferos y dispuesto a matar al enemigo asignado te recuerde la necesidad de enviar amor y paz allí donde éstos son más difíciles, también es que el maestro ha aparecido.

La aparición del maestro está en todas partes y, sin él, te verás andando a tientas.
Es cierto que ningún ser humano es una isla. Estamos todos relacionados y todos aprendemos y crecemos juntos en este viaje.

En tu preparación para hacer milagros y para la realidad mágica, contarás con toda la ayuda que necesites.
Una vez te sientas auténticamente abierto a vivir tu propio propósito aquí y estés abierto a la recepción de cualquier ayuda divina que puedas requerir siendo un alumno dispuesto, estarás en disposición de creer en tu capacidad para convertirte en tu propio hacedor de milagros.

-Wayne Dyer- extraído del libro Tus zonas mágicas.

¡Este es mi día! – Og Mandino

215337_222504124432842_207858939230694_1094384_4599036_na

  • Dios, te doy gracias por este día. Sé que aún no he logrado todo lo que esperas de mí y si esa es la razón por la cual me bañas en el fresco rocío de otro amanecer. Me siento muy agradecido.

  • Estoy preparado, al fin, a hacer que te sientas orgulloso de mí.

  • Me olvidaré del día de ayer, con todas sus pruebas y tribulaciones, con todos sus agravios y sus frustraciones. El pasado ya es un sueño del cual no puedo recuperar ni una sola palabra ni borrar ningún acto imprudente. Sin embargo, tomaré la decisión de que si el día de ayer lastimé a alguien a través de mi imprudencia o mi irreflexión, no dejaré que el día de hoy el sol se ponga sin rectificar y nada de lo que haga este día tendrá mayor importancia.

  • No me preocuparé por el futuro. Mi éxito y mi felicidad no dependen de que me esfuerce en adivinar lo que acecha débilmente en el horizonte, sino en hacer, el día de hoy, lo que claramente tengo al alcance de la mano.

  • Atesoraré este día, puesto que es todo lo que tengo. Sé bien que sus horas que se deslizan apresuradas no pueden acumularse ni almacenarse como un valioso grano, para su uso futuro.

  • Viviré como lo hacen todos los buenos actores cuando están en escena. . . sólo en el momento. No pude desempeñarme al máximo este día lamentan­do los errores de mis actos previos, ni preocupándome por la próxima escena.

  • Abordaré las tareas difíciles de este día, me quitaré el saco y levantaré polvo en el mundo. Recordaré que mientras más ocupado esté, menos probabilidades tendré de sufrir, más apetitosos serán mis alimentos, más dulce mi sueño y más satisfecho me sentiré con mi lugar en el mundo.

  • El día de hoy me liberaré de la esclavitud del reloj y del calendario. Aun cuando planearé este día con objeto de cuidar de mis pasos y de mis energías, empezaré a medir mi vida en hechos, no en años; en pensamientos, no en estaciones; en sentimientos, no en los números sobre un cuadrante.

  • Estaré consciente de lo poco que se necesita para hacer de éste un día feliz. Jamás buscaré la felicidad, porque la felicidad no es una meta, es sólo un producto secundario y no hay felicidad en tener o en recibir, sólo en dar.

  • No huiré de ningún peligro con el cual pueda tropezar el día de hoy, porque estoy seguro de que no me sucederá nada de lo que no esté equipado para manejar con tu ayuda. Así como toda gema se pule por medio de la fricción, estoy seguro de que yo seré más valioso a través de las adversidades de este día y si tú me cierras una puerta, siempre me abres otra.

  • Viviré este día como si fuese Navidad. Seré un repartidor de dones y les daré a mis enemigos el don del perdón; a mis oponentes, el de la tolerancia; a mis amigos, con una sonrisa; a mis hijos, el de un buen ejemplo; y todos esos regalos irán envueltos en un amor incondicional.

  • No desperdiciaré ni siquiera un preciado segundo del día de hoy con sentimientos de cólera, de odio, de celos o de egoísmo. Sé que las semillas que siembro son las que cosecharé, porque cada acción, buena o mala, siempre va seguida de una reacción igual. El día de hoy sólo sembraré las buenas semillas.

  • Trataré al día de hoy como si fuese un inapreciable violín. Una persona puede sacarle notas armoniosas y otra, notas discordantes y, no obstante, nadie puede culpar al instrumento. La vida es la misma y si la toco correctamente, producirá belleza, pero si la toco con ignorancia, producirá fealdad.

  • Me condicionaré a mí mismo para considerar todos los problemas con los cuales tropiece el día de hoy como si no fuesen otra cosa que un guijarro en mi zapato. Recuerdo el dolor, tan severo que apenas podía caminar y recuerdo mi sorpresa cuando al quitar­me el zapato encontré sólo un grano de arena.

  • Trabajaré con el convencimiento de que nunca se ha logrado nada grande sin entusiasmo. Para hacer cualquier cosa digna de hacerse, no debo retroceder tembloroso, pensando en el frío y en el peligro, sino saltar hacia adelante con entusiasmo y salir adelante tan bien como pueda hacerlo.

  • Me enfrentaré al mundo con las metas que me he fijado para el día de hoy, pero serán metas fáciles de alcanzar, no esa variedad tan vaga e imposible que declaran todos aquellos que han hecho una carrera del fracaso. Me doy cuenta de que siempre me pones a prueba primero con un poco, para ver lo que haría con mucho.

  • Jamás ocultaré mis talentos. Si guardo silencio, seré olvidado, si no avanzo, retrocederé. Si el día de hoy me aparto de mi desafío, mi propia estimación quedará cicatrizada para siempre y si dejo de crecer, aun cuando sólo sea un poco, me empequeñeceré. Rechazo la posición estacionaria porque siempre es el principio del fin.

  • Conservaré una sonrisa en mi rostro y en mi corazón, incluso si algo me duele el día de hoy. Sé que el mundo es un espejo y que me devuelve el reflejo de mi propia alma. Ahora ya he comprendido el secreto para corregir la actitud de los demás, y es corregir mi propia actitud.

  • El día de hoy me alejaré de cualquier tentación que pudiese obligarme a faltar a mi palabra o a perder el respeto hacia mí mismo. Estoy seguro de que lo único que poseo más valioso que mi vida es mi honor.

  • Este día trabajaré con todas mis fuerzas, satisfecho por saber que la vida no consiste en revolcarse en el pasado o en atisbar ansioso hacia el futuro. Me causa consternación contemplar el sinnúmero de dolorosos pasos mediante los cuales uno llega a una verdad tan antigua, tan obvia y que se expresa con tanta frecuencia. Cualquier cosa que me ofrezca, poco o mucho, mi vida es ahora.

  • Haré una pausa siempre que el día de hoy sienta lástima de mí mismo y recordaré que es el único día que tengo y que debo aprovecharlo al máximo. Tal vez no logre reconocer lo que mi parte pueda significar en el gran todo, pero estoy aquí para jugarla y ahora es el momento de hacerlo.

  • Contaré este día como una vida separada.

  • Recordaré que todos aquellos que tienen menos cosas de qué arrepentirse son aquellos que aceptan cada momento tal y como se presenta y por todo lo que vale.

  • ¡Este es mi día!

  • Estas son mis semillas.

  • Gracias, Dios mío, por este preciado jardín del tiempo.

 

OG MANDINO

.ღ *.YO MEREZCO*.ღ .ღ.

1510446_714319175366199_6720104961421412407_nSiempre se le da énfasis al dar, pero también es importante saber recibir. Sin esta capacidad, el círculo del Amor quedaría incompleto, pues dar y recibir son las dos caras de una misma moneda.

Si alguien nos hace un favor o nos da un regalo valioso, podemos caer en el miedo a sentirnos en deuda. Entonces en lugar de recibir de corazón abierto, acabamos sintiéndonos incómodos y preocupados por poder retribuirle.

Pero en muchas ocasiones lo único que se nos pide es recibir, y al hacerlo ya estamos dando: le estamos dando al otro la oportunidad de hacer algo por nosotros.

Pedir es otro aspecto de la capacidad de recibir. Decir de un modo directo y claro lo que queremos o necesitamos es estar dispuesto a recibir del otro, de la vida o del universo. Pero en lugar de pedir sin dudas y temores, en muchas ocasiones nos quejamos de la falta de ayuda y apoyo. Sin embargo, los demás no pueden ni deben adivinar lo que necesitamos; es nuestra responsabilidad comunicarlo.

Detrás de la incapacidad de recibir puede estar escondida la falta de merecimiento: en lo más hondo sentimos que no merecemos ser tenidos en cuenta, no merecemos ocupar el lugar que nos corresponde, y que es sólo dando que recibiremos atención y afecto.

Para sentirse merecedor es importante amarse a uno mismo, incondicionalmente. Y es esencial comprender que no merecemos recibir por lo que damos o hacemos. En realidad todos nos merecemos lo mejor de la vida por lo que somos: seres de pura luz, Amor y bondad, aún cuando nos cueste reconocerlo.

Para sanar este patrón puedes mirarte a los ojos en el espejo y con Amor y convicción afirmar en voz alta: “Yo merezco”. Verás qué íntegro te sientes. Pero si no te lo crees, o te sientes triste y te dan ganas de llorar, hazlo. Expresa esa emoción, y mientras lo hagas quizás te vengan recuerdos de aquellas situaciones en las cuales te inculcaron que no mereces. Pueden ser episodios de Tu infancia, o más recientes… Es igual, al liberar la emoción y la creencia, te estás sanando a ti mismo.

Otra práctica importante es que te atrevas a pedir. Comienza con las personas con las cuales sientes confianza. Pídeles ayuda en tus tareas diarias, pide consejo a algún amigo, pide lo que sea que necesites, y hazlo sin miedo ni culpa. Te sorprenderás al ver cuánta gente está dispuesta a darte, si lo permites.

Tú eres valioso e importante, tú ocupas un lugar irreemplazable en el universo. De no ser así, no estarías aquí, en este mundo, y no estarías leyendo este texto…

– Enriqueta Olivari –

•╬•–•╬•–•╬•–•╬•–•╬•– •╬•–•╬•–•╬•–•╬•–•╬•
•╬ •╬•☆ღ~✿Ƹɳ Մɳ Ɽïɳ¢óɳ Ðҽɭ Ѧɭᶆą ~ღ☆.•╬•
•╬•–•╬•–•╬•–•╬•–•╬•– •╬•–•╬•–•╬•–•╬•–•╬•

♪ღ♪*•.¸¸¸.•*¨¨*•LA MÚSICA DEL ALMA♪ღ♪*•.¸¸¸.•*¨¨*•

Lester había cumplido ese día ocho años, siempre serio y cabizbajo, caminaba cómo ensimismado con sus pensamientos, que por el rictus de la cara no debían ser muy alegres.
Todas las mañanas andaba un largo trecho para ir a la escuela.
Últimamente no le gustaba, los chicos del pueblo se metían con él, por ser diferente.
¿Diferente? ¿En qué?
¿Acaso no tenía dos ojos una nariz, una boca y un cuerpo con dos brazos y dos piernas?
¿Acaso no sentía cómo ellos?
¿Es que su sangre no tenía el mismo color?
Entonces ¿qué es lo que fallaba?
Recordaba las palabras de su padre
¡No eres valiente!, un mocoso insolente, nunca llegarás a ser nada en la vida.

Tal vez fuese cierto, le costaba mucho esfuerzo hacer amigos, los únicos que había tenido eran muy pequeños, quizás porque no le pedían nada a cambio, sólo su amistad, se limitaban a jugar y a disfrutar del juego.
¡Qué más daba si era un poco lento al pensar!
No entendía el porqué , a veces sentía miedo cuando tenía que tomar algunas decisiones.
El si y el no, eran caminos diferentes que siempre lo conducían a la mazmorras y al castigo.
¡Nunca haces nada a derecho!, le gritaba su madre cuando intentaba ayudarla.
Por eso había decidido no ir más a la escuela, porque allí tampoco era bien recibido.
Estos pensamientos se elevaron cómo música y llegaron a los oídos de un gran roble, que bajando sus ramas, le tocó los hombros y le dijo:
Mira en mi interior, encontrarás una piedra, negra cómo el carbón y que reluce igual que el sol.
Cógela y llévala siempre contigo, y cuando sientas que todo se vuelve oscuro en tu mente, apriétala contra tu pecho, y repite estas palabras Mágicas:

“Soy un ser único e irrepetible.”
“Soy cómo soy.”
“Seré lo que me proponga y pondré todo mi empeño en lograrlo.”
“El Universo entero cuida de mí”.

Ahora vete a la escuela, no prestes oídos, a los que quieran hacerte daño con sus palabras.
¡Ignóralos ellos también están confusos, y tienen miedo! Tú ya sabes el secreto.

¡Los pensamientos son la música del alma!
Y esa música, puede ser tan dulce cómo tu quieras que sea,
Porque esa música eres tú.
No te hagas daño pensando mal de ti mismo.
Quedan muchas páginas en blanco en el libro de tu vida, y ese libro, solamente lo puedes escribir tú.
Lester comenzó a sentir frío,
¡Se había quedado dormido, todavía era un sueño! O tal vez no.
Se metió las manos en los bolsillos, y allí estaba la piedra de la que le habló el gran Roble.
Negra como el carbón y relucía cómo el sol.
La tomó y la llevó junto a su corazón, y dijo aquellas palabras mágicas.
Al momento la luz se hizo en su mente, tal cómo le dijo el roble en sueños, y se sorprendió a sí mismo pronunciando otras mágicas palabras:

“Viviré en este mundo “
“Tomaré mis propias decisiones”
“Cometeré mis propios errores”
“Respetaré igualmente a los que no piensen cómo yo”
Ellos también crearan su música, Yo crearé la mía.

Los sonidos del alma, le irían dictando las notas, y echó a correr con los brazos abiertos deseando volar. Si se daba prisa llegaría a tiempo a la escuela.

-Encarnación Castro Moreno- (La tejedora de sueños)

1402960_709908469140603_8006085244690508478_o

La vida es un regalo…

No sé cuántas veces habremos oído decir: “La vida es un regalo”. Y sin embargo, en todo lo que hacemos, en todo lo que ocurre, no siempre lo vemos de esa manera.
Oímos que la vida es valiosa. Pero en la rutina diaria de ver gente, gente, gente por todas partes; en la rutina diaria, mientras intentamos salir adelante… quizá se nos olvida.
Y cada mañana tiene que sonar la alarma para despertarnos. Y cada mañana, vamos pensando, mientras pasamos por la rutina diaria, pensamos en lo que va a ocurrir.
Sabemos lo que queremos que ocurra. Sabemos que “tengo que ir a la parada del autobús”, o “tengo que subirme al coche”. “Debo ir a la oficina”, “debo ir a la tienda”, “debo ir…”.
Y todos esos “deberes” los colocamos por delante de nuestra existencia.
La existencia es un río… y va pasando. Y algunos tratan de remar con las manos, diciendo: “Más rápido, tengo que ir más rápido…”.
¿Por qué quieres acelerar? ¿No sabes lo que te espera al final de esta visita? ¡Es evidente!
Pero algunos quieren acelerar, y el tiempo no les deja.
El tiempo es algo maravilloso.
Pasa muy rápido, pasa muy lento, pero no te deja ir más rápido o más lento que él.
Estás atrapado, atrapado en esta barquita que va navegando…
No va a ir más rápido de lo que debe, ni tampoco irá más despacio. Va realizando su travesía.
El destino de este viaje no está al final. El destino es ahora. El destino está dentro.
El propósito de este viaje no es ir del punto “A” al punto “B”, sino disfrutar de cada fracción de instante entre esos dos puntos.
La sencilla inocencia de la vida:
Despertarse por la mañana y estar feliz, sin ninguna razón en absoluto. Eso es simple inocencia.
Estar vivo, y estar contento de estar vivo.
Estar consciente, consciente del disfrute.
Estar consciente del “ahora”.
Es entonces cuando el viaje empieza a ser hermoso.
Es entonces cuando empiezas a comprender lo que es la sencillez.
Es entonces cuando empiezas a comprender que esto de verdad es un regalo. ¡Un regalo!
Vive este momento, cada momento, de la forma más consciente que puedas. Y disfrútalo. Lo esencial es disfrutarlo.

-Prem Rawat–Maharaji-

11337128_709612849170165_5768248764920634387_o

DANZANDO

Bailar es jugar a ser magos del destino,
Es volar con letras que forman un sentido,
Bailar es ser una con el mundo,
Es comprender lo que aún no se ha comprendido.
Bailar es desplazarse por un aire sin tiempo,
fundirse con el otro o con uno mismo,
desprenderse de ataduras o dolores.
Bailar es amar el alma,
dejar que nos dirija,
expresarse con el cuerpo,
determinarse en la pista,
despojarse de todo duelo,
olvidarse de todo trueno, de todo mal,
Bailar es ser una con el Son.
Es sentir la libertad de entregarse.
Es perder el miedo y dejarse ir,
es soñar despierto, es volar con alas de ángeles,
que no se ven pero se sienten,
como el calor, como el frío, como el viento.
Bailar es una emoción diferente,
es única y transparente,
es despegarse de la Tierra,
es ser vida y existencia,
es ser música y sentido, es ser.
Simplemente ser.

hh

La razón…

La razón es solo una parte de la certeza en la que queremos vivir de manera perpetua,….su cobijo nos estima como poderosos,…..nos convierte en estultos en posesión del absolutismo de la verdad,….la propia razón nos acerca a su lado oscuro,….una vez poseída se convierte en un monstruo intransigente,….que no razona,….que se hincha de ego hasta reventar de vanidad,….y nos atrapa la sinrazón de la razón,….que se pierde en reproches,…en odios,…en maniqueos que solo descansan en los extremos,….y acunan tópicos como “perdono pero no olvido”,…..el que no olvida no puede perdonar …solo adormece el rencor,…..hibernado,….latente como una amenaza que clama venganza en silencio,…que encizaña las raíces de los sentimientos para mancharlos de ira,…y convierte al perdonado en olvidado,….en proscrito,….condenado al ostracismo por cometer el error de equivocarse,….de solicitar al humano humanidad,….no quiero ser paradigma de la necedad,…elijo lo tolerante de la empatía,….no quiero tener razón,….prefiero no tener culpa de hacerte sentir culpable,……si algún día me perdonas,…..por favor recuérdame,…. 

PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 

José Ramón Marcos Sánchez.

Ama tu camino – Paulo Coelho –

1–Al principio del camino hay una encrucijada. Allí puedes pararte a pensar en la dirección que vas a tomar. Pero no te quedes demasiado tiempo, o nunca saldrás de ese lugar.

Hazte la clásica pregunta de Castaneda: ¿cuál de estos caminos tiene un corazón? Reflexiona lo necesario sobre las opciones que tienes delante, pero una vez que des el primer paso, olvídate definitivamente de la encrucijada, pues en caso contrario nunca dejarás de torturarte con la inútil pregunta: “¿El camino que elegí era el correcto?” Si prestaste oídos a tu corazón antes de ponerte en movimiento, escogiste sin duda el buen camino.

2.- El camino no dura para siempre. Es una bendición recorrerlo durante algún tiempo, pero un día terminará, y por eso debes estar siempre listo para despedirte en cualquier punto. Por mucho que te deslumbren determinados paisajes, o te asusten ciertos trechos donde hay que esforzarse especialmente para seguir en pie, no te aferres a nada. Ni a los momentos de euforia, ni a los interminables días en los que todo parece difícil, y el progreso es lento. Más tarde o más temprano llegará un ángel, y tu jornada habrá llegado a su término. No lo olvides.

3.- Honra tu camino. Fue tu elección, fue decisión tuya, y en la misma medida en que tú respetas el suelo que pisas, este mismo suelo respetará tus pies. Haz siempre lo más adecuado para conservar y mantener tu camino, y él hará lo mismo por ti.

4.- Equípate bien. Lleva un rastrillo, una pala, una navaja. Entiende que para las hojas secas las navajas son inútiles, y que para la hierbas muy enraizadas los rastrillos son inútiles. Conoce siempre qué herramienta hay que emplear en cada momento. Y cuida de ellas, porque son tus mayores aliadas.

5.-El camino va hacia delante y hacia atrás. A veces es necesario volver porque se perdió algo, o porque un mensaje que debía haber sido entregado se quedó olvidado en un bolsillo. Un camino bien cuidado permite que puedas volver atrás sin grandes problemas.

6.-Cuida del camino antes de cuidar de lo que está a su alrededor: atención y concentración son fundamentales. No dejes que las hojas secas del borde del camino te distraigan, ni que la manera como los otros cuidan sus propios caminos desvíe tu atención. Usa la energía para cuidar y conservar el suelo que recibe tus pasos.

7.- Ten paciencia. A veces es necesario repetir las mismas tareas, como arrancar las malas hierbas o cubrir los agujeros que surgieron tras una lluvia inesperada. Que esto no te enfurezca, pues forma parte del viaje. A pesar del cansancio, y a pesar de las tareas repetitivas, ten paciencia.

8.- Los caminos se cruzan: las personas pueden explicar el tiempo que hace. Escucha los consejos, pero toma después tus propias decisiones. Tú eres el único responsable del camino que te fue confiado.

9.- La naturaleza sigue sus propias reglas: por lo tanto, tienes que estar preparado para los súbitos cambios del otoño, para el hielo resbaladizo del invierno, para las tentaciones de las flores en primavera, y para la sed y las lluvias del verano. En cada estación, aprovecha lo mejor que te ofrezca, y no te quejes de sus particularidades.

10.- Haz de tu camino un espejo de ti mismo: no te dejes influir en absoluto por la manera como los demás cuidan de sus caminos. Tú tienes un alma que escuchar, y los pájaros transmitirán lo que tu alma quiere decir. Que tus historias sean bellas y agraden a todo lo que tienes en torno. Sobre todo, que las historias que cuente tu alma durante la jornada se reflejen en cada segundo del recorrido.

Ama tu camino: sin este principio, nada tiene sentido

-Paulo Coelho.

0

El Proceso Creativo -Paulo Coelho-

Todo proceso creativo, sea en literatura, en ingeniería, en informática o incluso en el amor o en la vida respeta siempre un mismo modelo: el ciclo de la naturaleza. A continuación, enumero las etapas de ese proceso:

✔ a) Arado del campo: en el momento en que se revuelve el suelo, el oxígeno penetra donde antes no podía. El campo gana un nuevo aspecto, la tierra que estaba encima ahora está debajo y lo que estaba debajo se ha transformado en superficie. Este proceso de revolución interior es muy importante, porque de la misma manera que el nuevo rostro de aquel campo verá la luz del sol por primera vez y se deslumbrará con ella, una evaluación de nuestros valores nos permitirá ver la vida con inocencia y sin ingenuidad. Así estaremos preparados para el milagro de la inspiración. Un buen creador tiene que estar siempre removiendo sus valores, y jamás contentarse con aquello que cree entender.

✔ b) La siembra: toda obra es fruto del contacto con la vida. El hombre creador no puede encerrarse en una torre de marfil; precisa estar en contacto con el prójimo y compartir su condición humana. Nunca sabrá de antemano cuales son las cosas que serán importantes en el futuro, de modo que cuanto más intensa sea su vida, más posibilidades tiene de encontrar un lenguaje original. Le Corbusier decía que “mientras el hombre quiso volar imitando a los pájaros, nunca lo consiguió”. Lo mismo pasa con el artista: aun cuando sea un traductor de emociones, no conoce completamente el lenguaje que está traduciendo, y si intenta imitar o controlar la inspiración jamás llegara a donde desea. Necesita permitir que la vida siembre el campo fértil de su inconsciente.

✔ c) La maduración: existe un tiempo en el que la obra se escribe sola, con libertad, en el fondo del alma del autor, antes de que éste se atreva a manifestarla. En el caso de la literatura, por ejemplo, el libro está influenciando al escritor y viceversa. Es a este momento que el poeta brasileño Carlos Drummond de Andrade se refiere cuando dice que jamás debemos intentar recoger los versos que se pierden, pues ellos no merecían ver la luz del día. Conozco a gente que durante la maduración se pasa tomando notas compulsivamente de todo lo que le pasa por la mente, sin respetar aquello que está siendo escrito en el inconsciente. El resultado es que las notas, frutos de la memoria, terminan obstaculizando a los frutos de la inspiración. El creador necesita respetar el tiempo de gestación, aun cuando sepa – al igual que el agricultor – que él solo tiene un control parcial de su campo; está sujeto tanto a sequías como a inundaciones. Pero, si sabe esperar, la planta más fuerte, la que resistió a las intemperies, saldrá a la luz con toda su fuerza.

✔ d) La cosecha: es el momento en el que el hombre manifestará en un plano consciente aquello que sembró y dejó madurar. Si recoje antes, la fruta estará verde. Si recoge después, la fruta estará podrida. Todo artista sabe reconocer la llegada de este momento; aun cuando ciertas preguntas no hayan aún madurado lo suficiente, ciertas ideas aún no estén claras y cristalinas, ellas se irán reorganizando a medida que la obra va siendo hecha. Sin miedo y con disciplina, él entiende que es preciso trabajar de sol a sol hasta que su obra esté completa.

¿Y qué hacer con los resultados de la cosecha? De nuevo miramos a la Madre Naturaleza: ella comparte todo con todos. Un artista que quiere guardar su obra para sí mismo no está siendo justo con lo que recibió en el presente ni con la herencia y las enseñanzas de sus antepasados. Si dejamos lo granos almacenados en el granero, acabarán por podrirse, aun cuando hayan sido recogidos en el momento adecuado.

Cuando la cosecha termina, llega el momento en que es preciso dividir, sin miedo ni vergüenza, su propia alma. 

Esa es la misión del artista, por más dolorosa o gloriosa que sea.

-Paulo Coelho-

526122_430658060313575_693164376_n

✰ Soy Dios en acción ✰

Al observar un amanecer o la majestuosidad de una montaña, percibo vívidamente la presencia de Dios. Al leer acerca de personas quienes ayudan a los demás, veo a Dios en acción. Soy inspirado a seguir el ejemplo de las personas generosas a mi alrededor —prestar el mayor servicio posible compartiendo mis dones.

Al orar, busco la guía del Espíritu. Tengo presente que mi amor, mis palabras y mis acciones son las mejores herramientas para llevar a cabo la obra de Dios.Tal como sale el sol al amanecer, puedo decir palabras que le iluminen el día a alguien. Igual que la montaña, puedo ser una roca firme para quien lo necesite. Mantengo la intención de ser Dios en acción en todo aspecto de mi vida.

1787833-1680x1050-copii-girl-pixie-dust