Archivos

El Kybalion – Las 7 Leyes Universales

“Los principios de la verdad son siete; el que comprenda esto perfectamente, posee la clave mágica ante la cual, todas las puertas del Templo se abrirán de par en par”

EL PRINCIPIO DE MENTALISMO
“El todo es mente el universo es mental.”

Este principio encierra la verdad de que “todo es mente”. Explica que el TODO, que es la realidad sustancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias que conocemos bajo los nombres de “universo material”, “fenómenos de la vida”, “materia”, “energía”, etc., y en una palabra, todo cuanto es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, quien en sí mismo es incognoscible e indefinible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente. Explica también que todo el mundo fenomenal o universo es una creación mental del TODO en cuya mente vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Este principio, al establecer la naturaleza mental del universo, explica fácilmente los varios fenómenos mentales y psíquicos que tanto han preocupado la atención del público, y que sin tal explicación no son comprensibles y desafían toda hipótesis científica. La comprensión de este principio hermético de mentalismo habilita al individuo a realizar y conocer la ley que rige el universo mental, aplicándola a su bienestar y desarrollo. El estudiante de la Filosofía Hermética puede emplear conscientemente las grandes leyes mentales, en vez de usarlas por casualidad o ser usado por ellas. Con la clave maestra en su poder.

EL PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA
“Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba.”

Este principio encierra la verdad de que hay siempre una cierta correspondencia entre las leyes y los fenómenos de los varios estados del ser y de la vida, y el antiquísimo axioma hermético se refiere precisamente a esto, y afirma: “Como arriba es abajo, como abajo es arriba”, y la comprensión de este principio da una clave para resolver muchos de los más obscuros problemas y paradojas de los misteriosos secretos de la Naturaleza. Hay muchos planos que no conocemos, pero cuando aplicamos esa ley de correspondencia a ellos, mucho de lo que de otra manera nos sería incomprensible se hace claro a nuestra conciencia. Este principio es de aplicación universal en los diversos planos, mental, material o espiritual del cosmos: es una ley universal. Los antiguos Hermetistas consideraban este principio como uno de los más importantes auxiliares de la mente, por cuyo intermedio se puede descorrer el velo que oculta lo desconocido a nuestra vida. Su aplicación puede desgarrar un tanto el Velo de Isis, de tal manera que nos permita ver, aunque más no sea, algunos de los rasgos de la diosa. De igual manera que el comprender los principios de la geometría habilita al hombre para medir el diámetro, órbita y movimiento de las más lejanas estrellas, mientras permanece sentado en su observatorio, así también el conocimiento del principio de correspondencia habilita al hombre a razonar inteligentemente de lo conocido o lo desconocido; estudiando la mónada se llega a comprender al arcángel.

 

EL PRINCIPIO DE VIBRACIÓN
“Nada esta inmóvil , todo se mueve, todo vibra.”

Este principio encierra la verdad de que todo está en movimiento, de que nada permanece inmóvil, cosas ambas que confirma por su parte la ciencia moderna, y cada nuevo descubrimiento lo verifica y comprueba. Y, a pesar de todo, este principio hermético fue enunciado cientos de años ha por los Maestros del antiguo Egipto. Este principio explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia, de la fuerza, de la mente y aun del mismo espíritu, las que no son sino el resultado de los varios estados vibratorios. Desde el TODO, que es puro espíritu, hasta la más grosera forma de materia, todo está en vibración: cuanto más alta es esta, tanto más elevada es su posición en la escala. La vibración del espíritu es de una intensidad infinita; tanto, que prácticamente puede considerarse como si estuviera en reposo, de igual manera que una rueda que gira rapidísimamente parece que está sin movimiento. Y en el otro extremo de la escala hay formas de materia densísima, cuya vibración es tan débil que parece también estar en reposo. Entre ambos polos hay millones de millones de grados de intensidad vibratoria. Desde el corpúsculo y el electrón, desde el átomo y la molécula hasta el astro y los Universos, todo está en vibración. Y esto es igualmente cierto en lo que respecta a los estados o planos de la energía o fuerza (la que no es más que un determinado estado vibratorio), y a los planos mentales y espirituales. Una perfecta comprensión de este principio habilita al estudiante hermético a controlar sus propias vibraciones mentales, así como las de los demás. Los Maestros también emplean este principio para conquistar los fenómenos naturales. “El que comprenda el principio vibratorio ha alcanzado el cetro del poder”, ha dicho uno de los más antiguos escritores.

 

EL PRINCIPIO DE POLARIDAD
“Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semi verdades todas las paradojas pueden reconciliarse”.

Este principio encierra la verdad de que todo es dual; todo tiene dos polos; herméticos. Explica y dilucida las antiguas paradojas que han dejado perplejos a tantísimos investigadores, y que literalmente decían: “La tesis y la antítesis son idénticas en naturaleza, difiriendo solo en grado”; “los opuestos son idénticos en realidad, diferenciándose en su gradación”; “los pares de opuestos pueden conciliarse, los extremos se tocan”; “todo es y no es al mismo tiempo”, “toda verdad no es sino media verdad”; “toda verdad es media falsa”, etc. Este principio explica que en cada cosa hay dos polos, dos aspectos, y que los “opuestos” no son, en realidad, sino los dos extremos de la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados entre ambos. El calor y el frío, aunque opuestos, son realmente la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados de aquella. Mirad un termómetro y tratad de averiguar donde empieza el calor y donde termina el frío. No hay nada que sea calor absoluto en realidad, indicando simplemente ambos términos, frío y calor, diversos grados de la misma cosa, y que ésta se manifiesta en esos opuestos no es más que los polos de eso que se llama Calor, o sea la manifestación del principio de polaridad que nos ocupa. El mismo principio se manifiesta en la “luz” y la “oscuridad”, las que, en resumen, no son sino la misma cosa, siendo ocasionada la diferencia por la diversidad de grado entre los dos polos del fenómeno. ¿Dónde termina la oscuridad y dónde empieza la luz? ¿Cuál es la diferencia entre grande y pequeño? ¿Cuál entre duro y blando? ¿Cuál entre duro y blando? ¿Cuál entre blanco y negro? ¿Cuál entre alto y bajo? ¿Cuál entre positivo y negativo? El principio de polaridad explica esta paradoja. El mismo principio opera de idéntica manera en el plano mental. Tomemos, por ejemplo, el amor y el odio, dos estados mentales completamente distintos aparentemente, y notaremos que hay muchos grados entre ambos; tantos, que las palabras que nosotros usamos para designarlos, “agradable” y “desagradable”, se esfuman una en la otra, hasta tal punto que muchas veces somos incapaces de afirmar si una cosa nos causa placer o disgusto. Todas no son más que gradaciones de una misma cosa, como lo comprenderéis claramente por poco que meditéis sobre ello. Y aun más que esto, es posible cambiar o transmutar las vibraciones de odio por vibraciones de amor, en la propia mente y en la mente de los demás, lo que es considerado como lo más importante por los hermetistas. Muchos de los que leéis estas páginas habréis tenido experiencias en vosotros mismos y en los demás de la rápida e involuntaria transición del amor en odio y recíprocamente. Y ahora comprenderéis la posibilidad de efectuar esto por medio del poder de la voluntad, de acuerdo con las fórmulas herméticas. El “Bien” y el “Mal” no son sino los polos de una misma y sola cosa, y el hermetista comprende y conoce perfectamente el arte de transmutar el mal en el bien aplicando inteligentemente el principio de polaridad. En una palabra, el “arte de polarizar se convierte en una fase de la alquimia mental, conocida y practicada por los antiguos y modernos Maestros herméticos. La perfecta comprensión de este principio capacita para cambiar la propia polaridad, así como la de los demás, si uno se toma el tiempo y estudia lo necesario para dominar este arte.

 

EL PRINCIPIO DE RITMO
“Todo fluye y refluye; todo tiene sus periodos de avance y retroceso: todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es su compensación.”

Este principio encierra la verdad de que todo se manifiesta en un determinado movimiento de ida y vuelta; un flujo y reflujo, una oscilación de péndulo entre los dos polos que existen de acuerdo con el principio de polaridad, descrito un momento ha. Hay siempre una acción y una reacción, un avance y un retroceso, una ascensión y un descenso. Y esta ley rige para todo; soles, mundos, animales, mente, energía, materia. Esta ley lo mismo se manifiesta en la creación como en la destrucción de los mundos, en el progreso como en la decadencia de las naciones, en la vida, en las cosas todas, y, finalmente, en los estados mentales del hombre, y es con frecuencia a esto último que creen los hermetistas que este principio es el más importante. Los hermetistas han descubierto este principio, encontrándolo de aplicación universal, y han asimismo descubierto ciertos métodos para escapar a sus efectos, mediante el empleo de las fórmulas y métodos apropiados. Emplean para ello la ley mental de neutralización. No pueden anular el principio o impedir que opere, pero han aprendido a eludir sus efectos hasta un cierto grado, grado que depende del dominio que se tenga de dicho principio. Saben como usarlo, en vez de ser usados por él. En este y en otros parecidos métodos consiste la ciencia hermética. El Maestro se polariza a sí mismo en el punto donde desea quedarse, y entonces neutraliza la oscilación rítmica pendular que tendería a arrastrarlo hacia el otro polo. Todos los que han adquirido cierto grado de dominio sobre sí mismos ejecutan esto hasta cierto punto, consciente o inconscientemente, pero el Maestro lo efectúa conscientemente, y por el solo poder de su voluntad alcanza un grado tal de estabilidad y firmeza mental casi imposible de concebir por esa inmensa muchedumbre que va y viene en un continuado movimiento ondulatorio, impulsada por ese principio de ritmo. Este, así como el de la polaridad, ha sido cuidadosamente estudiado por los hermetistas, y los métodos de contrabalancearlos, neutralizarlos y emplearlos, forman una de las partes más importantes de la alquimia mental hermética.

EL PRINCIPIO DE CAUSA Y EFECTO
“Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley,  la suerte no es más que el nombre que se le da a una Ley no reconocida; hay muchos planos pero ninguno escapa a la Ley.”

Este principio encierra la verdad de que todo efecto tiene su causa, y toda causa su efecto. Afirma que nada ocurre casualmente y que todo ocurre conforme a la Ley. La suerte es una palabra vana, y si bien existen muchos planos de causas y efectos, dominando los superiores a los inferiores, aun así ninguno escapa totalmente a la Ley. Los hermetistas conocen los medios y los métodos por los cuales se pude ascender más allá del plano ordinario de causas y efectos, hasta cierto grado, y alcanzando mentalmente el plano superior se convierten en causas en vez de efectos. Las muchedumbres se dejan llevar, arrastradas por el medio ambiente que las envuelve o por los deseos y voluntades de los demás, si éstos son superiores a las de ellas. La herencia, las sugestiones y otras múltiples causas externas las empujan como autómatas en el gran escenario de la vida. Pero los Maestros, habiendo alcanzado el plano superior, dominan sus modalidades, sus caracteres, sus cualidades y poderes, así como el medio ambiente que los rodea, convirtiéndose de esta manera en dirigentes, en vez de ser los dirigidos. Ayudan a las masas y a los individuos a divertirse en el juego de la vida, en vez de ser ellos los jugadores o los autómatas movidos por ajenas voluntades. Utilizan el principio, en vez de ser sus instrumentos. Los Maestros obedecen a la causación de los planos superiores en que se encuentran, pero prestan su colaboración para regular y regir en su propio plano. En lo dicho está condensado un valiosísimo conocimiento hermético: que el que sea capaz de leer entre líneas lo descubra, es nuestro deseo.

EL PRINCIPIO DE GENERACIÓN
“La generación existe por doquier; todo tiene sus principios masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.”

Este principio encierra la verdad de que la generación se manifiesta en todo, estando siempre en acción los principios masculino y femenino. Esto es verdad, no solamente en el plano físico, sino también en el mental y en el espiritual. En el mundo físico este principio se manifiesta como “sexo”, y en los planos superiores toma formas más elevadas, pero el principio subsiste siempre el mismo. Ninguna creación física, mental o espiritual, es posible sin este principio. La comprensión del mismo ilumina muchos de los problemas que tanto han confundido la mente de los hombres. Este principio creador obra siempre en el sentido de “generar”, “regenerar” y “crear”. Cada ser contiene en sí mismo los dos elementos de este principio. Si deseáis conocer la filosofía de la creación, generación y regeneración mental y espiritual, debéis estudiar este principio hermético, pues él contiene la solución de muchos de los misterios de la vida. Os advertimos que este principio nada tiene que ver con las perniciosas y degradantes teorías, enseñanzas y prácticas, que se anuncian con llamativos títulos, las que no son más que una prostitución del gran principio natural de generación. Tales teorías y prácticas no son más que la resurrección de las antiguas doctrinas fálicas, que solo pueden producir la ruina de la mente, del alma y del cuerpo, y la Filosofía Hermética siempre ha alcanzado su verbo de protesta contra esas licencias y perversiones de los principios naturales. Si lo que deseáis son tales enseñanzas, debéis irlas a buscar a otra parte: el hermetismo nada contiene sobre ellas. Para el puro todas las cosas son puras; para el ruin todas son ruines. el discípulo puede abrir las puertas del templo del conocimiento mental y psíquico y entrar en el mismo, libre e inteligentemente. Este principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia, y el cómo y el porqué todas estas están subordinadas al dominio de la mente. Uno de los antiguos Maestros escribió largo tiempo ha: “El que comprenda la verdad de que el universo es mental, está muy avanzado en el sendero del adepto”. Y estas palabras son tan verdad hoy en día como lo eran cuando fueron escritas. Sin esta clave maestra el adeptado es imposible, y el estudiante que no lo posea, en vano llamará a la puerta del Templo.

El símbolo del Ayni.

Es es el simbolo andino del “Templo de las Manos Cruzadas Kotosh” y tiene mas de 4,000 años de antiguedad. Significa mucho para mí porque como enseñó el Hamawta Carlos Milla este simbolo representa el “Ayni” es decir la Reciprocidad y la Ayuda Mutua. 

Se dice que incluso el profeta Thunupa cruzaba los brazos arrodillado entre lágrimas de amor al rezarle a la Pachamama y al Illa Teqsi en actitud de extrema humildad y compasión por todos los seres vivientes. (Aywakuna)

Por ende es el simbolo por excelencia del Ayllu de la comunidad humana basada en las formas de reciprocidad andina: Ayni, Mita, Minka y Wayka. Y a través de ella representa los valores andinos del Khuyay (Amar), Munay (Querer) Yachay (Saber) y Llankay (Laborar).

Porque este a través de estos principios que nuestros antepasados construyeron su civilización, una civilización basada en el amor y la compasión (Khuyapayaq) Y por esto decía el Inca Garcilaso que en el Tawantinsuyu no se conocieron pobres, ni niños abandonados ni viudas desprotegidas ni ancianos mendigos.

Porque nuestros antepasados construyeron una “cultura del cuidado” (Khuyapayaq Aylluchakuy) es decir que somos seres humanos comunitarios (Runa) en la medida en que cuidamos de los demás y a la vez nos integramos cuando cuidan de nosotros.

Este “cuidado mutuo” es el nucleo del Ayllu y esta basado en el amor y sus infinitas bifurcaciones: Compasión, cuidado, protección, seguridad, enseñanza, compartir, reciprocidad, laboriosidad, empatía y muchos otros valores.

Esta claro que el dinero no jugaba ningún rol en este tipo de comunidad mas que del mero valor de intercambio (Truqi) A diferencia de la sociedad actual que ha “monetarizado” las relaciones sociales. Es decir se “valoriza” a las personas según su posición social, rango, condición económica, laboral etc.

Esta monetarización social de las relaciones de consumo ha destruido los verdaderos lazos y nexos entre los seres humanos. Cuando volvamos a tratar a las personas conforme a los dictados del corazón entonces volveremos a ser runas. Esa es la misión, debemos volver a ser humanos y a ser comunidad. A ser runas y a ser Ayllu. En el legado de nuestros antepasados esta la puerta de retorno (Chakanakuy)

Hijas de la Luna…

“Hace muchas vidas, cuando las mujeres eran reconocidas en la sociedad por su sabiduría y su capacidad sanadora, nos sentábamos en grandes círculos cada luna llena para hablar sobre los problemas de nuestras comunidades. Intercambiábamos plantas y saberes, todos eran nuestros hijos y todas eran nuestras hermanas.
Por aquel entonces reconocíamos una energía femenina que nos guiaba, una gran madre, la podíamos ver materializada en la luna o en la tierra. Nos referíamos a ella como “La Diosa” el principio femenino y nutricio. También reconocíamos la fuerza masculina, la energía del sol y la acción, ambas sagradas por igual.
Nosotras solíamos llamarnos hijas de la luna.
Salíamos juntas a recolectar plantas y a sembrar. Dentro de la comunidad había cantoras, mujeres medicina, cocineras, tejedoras, cuenteras, ceramistas, bailarinas, pintoras, también estaban “Las Sabias” que podían acceder al mundo del espíritu y “Las soñadoras”, que podían mandar mensajes a través de los sueños.
Todavía recuerdo los aromas de las hierbas secándose en la cocina de los hogares, colgadas del techo en pequeños ramilletes. Recuerdo a las mujeres de mi familia sentadas frente al fuego en una noche fría, con un tazón de sopa en la mano, contando historias que escucharon de sus abuelas.
Hace muchas vidas, cuando supimos que todo ese conocimiento se iba a adormecer, que venían tiempos de cambio y oscuridad, nos comprometimos a recordar, nos programamos biológicamente a despertar cuando el peligro hubiera pasado. “

(Luna Gwyllt -Círculo sagrado de Lobas-)

“Tocar las frentes”…

“Tocar las frentes” este es un antiguo saludo que honra el corazón y el alma de otro ser humano. Entre los Māori, lo hacen nariz con nariz y frente con frente, y es llamado hongi. Los Hawaianos lo llaman honi, y es también practicado entre los tibetanos y los beduinos del desierto. Para las Sacerdotisas de Asera, así es como bendicen al Ser amado, tercer ojo con tercer ojo compartiendo a su vez aliento sagrado”.

El oráculo dijo : 

El oráculo dijo : 
Magas, diosas, brujas, chamanas
Mujeres medicinas, sabias y hechicera : 
No estas aquí por casualidad 
En el vientre de la madre tierra 
Viniste a traer tu magia.
para contrarrestar tanta dolor
del mundo viniste a mostrar
tu brillo del alma…
para iluminar ignorancia 
de los que duermen 
No estas aquí por azar
Sino por amor al prójimo 
Y el amor hacia a ti misma !!! 

La autosanación…

Las abuelas y los abuelos de las grandes tradiciones ancestrales decían que cuando el ser físico enfermaba era porque la persona se había separado de su espíritu, de su esencia. Y realizaban cantos, rituales y trabajos específicos para que la mujer o el hombre se conectaran de nuevo con su espíritu, pero era siempre esa mujer o ese hombre quien tenía la decisión final y voluntad para conectar o no.

Y es que para estas tradiciones no existía la posibilidad de “ser curad@ desde afuera”, la sanación siempre derivaba de la auto-sanación, y volver a la salud siempre era una decisión personal e intransferible. Todo puede intentarse externamente, pero es la persona enferma quien decide si desea sanar o no, si finalmente sana o no.

***

Cuando enfermamos, en realidad estamos transfiriendo nuestro poder personal a esa enfermedad, logrando co-crear –desde el inconsciente- distintas situaciones alrededor que pueden beneficiarnos, por ejemplo: obtener mayor atención, acercar a personas queridas que se encontraban alejadas, restaurar vínculos rotos, ser indultad@s, resarcir culpas, tener tiempo forzoso para descansar (tiempo que en sanidad no nos permitimos).

El gran problema es justo ese, que co-creamos todo esto a costa de nuestra salud y perdiendo nuestro poder personal, y por ende, perdiendo nuestra conexión con la esencia espiritual que nos sostiene aquí en esta experiencia humana.

Toda enfermedad comienza en el cuerpo energético, sostenida de una emoción y un pensamiento que dan paso a un sentimiento y posteriormente a una creencia sostenida de sufrimiento y contrariedad o incoherencia; y así, del cuerpo energético se somatiza, comenzando los síntomas en el cuerpo físico. Es decir, todo comienza en una creación interna no coherente.

***

Y así, sanar, en realidad es un asunto personal, algo que comienza desde adentro y se extiende hacia afuera, tal como sucede con el asunto de “enfermar”. Quién más que nosotr@s para detectar eso que nos puso enferm@s.

Si utilizamos todas las herramientas externas y miramos internamente, si aprendemos a escucharnos, si abrazamos nuestra humanidad con compasión, si ubicamos emocionalmente qué es eso que nos causa incoherencia –que no podemos conciliar, entonces estaremos dando los primeros pasos hacia la única sanación que en verdad existe: la autosanación.

Oración a la mujer sagrada…

“Sagrada Fuerza Femenina te saludo y siento tu presencia manifestándose en mi Ser
A través de mis pensamientos, palabras y acciones
Dejo que la Divina Presencia de la Madre Cósmica me oriente con su infinita sabiduría
Ella está llegando, ¡siento su Danza!
Ella está hablando, ¡escucho su canción de Amor!
Ella está dentro y fuera en las cosas más simples y por eso perfectas
Y su templo sagrado es mi cuerpo de Mujer
Su pensamiento ahora es mi pensamiento
Y solo pienso en Amor,
Sólo siento Amor
Y sólo veo Amor
El mundo que percibo es fruto de mi percepción de Amor
Y así creo mi realidad
Bendigo mi día y honro mi Diosa de mil nombres
Y así creo la magia que me ilumina y protege
Saludo la noche y honro mi Madre Luna, sus sagradas fases comandan mi cuerpo de mujer
Y así me preservo saludable y con mis ciclos femeninos en perfecta armonía.
Saludo a la Incognoscible, y así honro y preservo mi poder oculto.
Saludo las Fuerzas de la Naturaleza para que la Madre Tierra me proteja
Y me oriente en el Norte, en el Sur, en el Este y en el Oeste.
Honro la tierra donde piso, el agua que bebo y mi alimento,
Pues sé que todo lo que haga a esta Tierra volverá para mí y para mis descendientes.
Y así me conecto al corazón de Gaia y su protección maternal.
La Diosa cuida de mi cuerpo y de mi alma
Y así estoy en perfecta sincronía con el Universo
De mi corazón fluyen sus enseñanzas, sus palabras de sabiduría y su fuerza infinita
Y así realizo mi divinidad humana
En mi alma el Sagrado Femenino y el Sagrado Masculino se unieron en Amor y Éxtasis
Y así descubrí el equilibrio donde el ser humano debe estar
Todo el Amor que nutre mi existencia viene de la Fuente Divina
Por eso no necesito que ningún otro ser humano lo haga por mí
La Diosa bendice mi cuerpo con sus sagrados encantos
Y así la belleza de mi Alma se refleja en mi cuerpo femenino
De mi mente fluyen los pensamientos y la creatividad que hacen especial y singular mi existencia
Y así realizo mi vocación mayor
Preservo mi corazón limpio y ligero como una pluma
Y así me permito ser libre y feliz para siempre
Y que Así Sea, porque Así Es”
Saludo la Divinidad en todo que vive
Y rezo para que todas las mujeres conozcan su Diosa Interior
Y así curen y liberen sus vidas para la alegría, el Arte, el placer, la salud y el
Amor.”
-Carla Lampert-

*BENDICIÓN NÁHUATL*

“Que la tierra se una a la planta de tu pie y te mantenga firme, que sostenga tu cuerpo cuando éste pierda el equilibrio.
Que el viento refresque tu oído y te dé a toda hora la respuesta que cure todo aquello que tu angustia invente.
Que el fuego alimente tu mirada y purifique los alimentos que nutrirán tu alma.
Que la lluvia sea tu aliada, que te entregue sus caricias, que limpie tu mente y alma de todo aquello que no le pertenece”

***Plegaria a la Pachamana! ***

Querida pachamama, tú que reinas en el universo con la inteligencia del sano equilibrio, escucha a tus hijos, intercede por nosotros con los grandes vientos, habla con el agua, con el fuego y con la tierra.
Hoy te pedimos dibujar la esperanza en nuestros rostros, danos la gracia de tu aliento eterno, cobíjanos con tu brillante Sol, guíanos en la noche de nuestras vidas con la luz de las estrellas y la sabia luna, acompáñanos en nuestro viaje visionario por medio del sueño sagrado y los tambores de luz.
Hoy te pedimos regresar las fuerzas de tempestad a su sitio, te pedimos calmar las aguas turbias, aquietar el fuego interno. Que tu sabia inteligencia se lleve muy dentro nosotros aquello que pulula y exacerba en exceso creando caos.
Hoy te pedimos que nos acompañes en la curación de nuestro cuerpo y espíritu. Tú que eres sabia haz de nosotros tus hijos instrumento de salvación, hoy te pedimos que tu manto de luz nos purifique y sane las heridas y errores de nuestro pasado, te pedimos que nos ayudes a limpiar nuestro sendero de luz.
Querida pachamama te glorificamos por tus flores, tus fragancias, la abundancia de tus alimentos y las aguas que hemos de beber. En agradecimiento te brindo mis sensibles prédicas, te rindo culto, te hablo en meditación y silencio, siempre muy presente estás en mis plegarias.
Querida pachamama, me comprometo a limpiar mis pasos errados, mis equivocados pensamientos y desleales actitudes, me comprometo en beber del río sano, en curar mis hermanos los animales y proteger los bosques, hoy me comprometo a dar alimento al pobre y quién estira la mano.
En ti nuestra vida nace, crece y reposa, en ti nuestra vida se enciende y se apaga. Somos tu luz, somos tu cuerpo, tu espíritu. Con solemnidad llegaré a ti convertido en polvo cuando mejor lo decidas.

Texto Taoista | El Silencio Interior y su Sabiduría

…”Cultivar la sabiduría del silencio interno es uno de los mejores métodos para conservar nuestra energía, reequilibrar nuestro ser profundo, y preservar nuestra salud física, emocional y espiritual.”…

 

Habla simplemente cuando sea necesario. Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca. Sé breve y preciso ya que cada vez que dejas salir una palabra por la boca, dejas salir al mismo tiempo una parte de tu chi. De esta manera aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía. Nunca hagas promesas que no puedas cumplir. No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas porque se producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de chi.

Si no tienes nada bueno, verdadero y útil, es mejor quedarse callado y no decir nada. Aprende a ser como un espejo, escucha y refleja la energía. El universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado porque el universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones y nos envía el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de las diferentes circunstancias que se presentan en nuestra vida.

Si te identificas con el éxito, tendrás éxito. Si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos. Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna. Aprende a ser como el universo, escuchando y reflejando la energía sin emociones densas y sin prejuicios, siendo como un espejo sin emociones aprendemos a hablar de otra manera. Con el mental tranquilo y en silencio, sin darle oportunidad de imponerse con sus opiniones personales y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas, simplemente permite que una comunicación sincera y fluida exista. No te dés mucha importancia, sé humilde pues cuanto más te muestras superior, inteligente y prepotente, más te vuelves prisionero de tu propia imagen y vives en un mundo de tensión e ilusiones.

Sé discreto, preserva tu vida íntima, de esta manera te liberas de la opinión de los otros y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible, misterioso, indefinible e insondable como el Tao. No compitas con los demás, vuélvete como la tierra que nos nutre que nos da de lo que necesitamos. Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, sus virtudes y a brillar. El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente. Ten confianza en ti mismo, preserva tu paz interna evitando entrar en la provocación y en las trampas de los otros.

No te comprometas fácilmente. Si actúas de manera precipitada sin tomar consciencia profundamente de la situación te vas a crear complicaciones. La gente no tiene confianza en aquellos que dicen sí muy fácilmente porque saben que ese famoso sí no es sólido y le falta valor. Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después. Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría. Si realmente hay algo que no sabes o que no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo. El hecho de no saber es muy incómodo para el ego porque le gusta saber todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal. En realidad el ego no sabe nada, simplemente hace ver que sabe.
Evita el hecho de juzgar y de criticar, el Tao es imparcial y sin juicios, no critica a la gente, tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad. Cada vez que juzgas a alguien lo único que haces es expresar tu opinión muy personal, y es una pérdida de energía, es puro ruido. Juzgar es una manera de esconder sus propias debilidades. El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra.

Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resulto de ti mismo. Deja que cada quien resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida. Ocúpate de ti mismo, no te defiendas. Cuando tratas de defenderte en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión. Si aceptas el no defenderte estás mostrando que las opiniones de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz. Tu silencio interno te vuelve impasible. Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego que tiene la mala costumbre de hablar todo el tiempo. Practica el arte de no hablar. Toma un día a la semana para abstenerte de hablar. O por lo menos algunas horas en el día según lo permita tu organización personal. Este es un ejercicio excelente para conocer y aprender el universo del Tao ilimitado en lugar de tratar de explicar con las palabras qué es el Tao. Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio. Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte completamente. Pero hay que tener cuidado de que el ego no se inmiscuya. El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio. Si tu ego se impone y abusa de este poder, el mismo poder se convertirá en un veneno, y todo tu ser se envenenará rápidamente.

Quédate en silencio, cultiva tu propio poder interno. Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los otros. Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser. Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del Tao.

428652

>>>ORACIÓN DE DIOS PARA TI<<<

15107369_958262127638568_1001921210419487913_n
Hijo mío que estas en la tierra
Yo conozco perfectamente tu nombre, y lo pronuncio bendiciéndolo porque te amo.
No estas solo porque yo habito en tí
Juntos construiremos este reino, del que tú vas a ser mi heredero
Deseo que siempre hagas mi voluntad, porque ella es que tú seas felíz.
Debes saber que cuentas conmigo porque nunca te abandonaré
Y que tendrás el pan para hoy
Quiero que sepas que siempre perdono tus ofensas, incluso antes que las cometas
Por lo que te pido que hagas lo mismo con los que te ofenden
Deseo que nunca caigas en tentación, por lo que toma fuerte de mi mano
Y siempre aférrate a mí y yo te libraré del mal
Recuerda y nunca olvides que TE AMO desde el comienzo de tus días
Y te amaré hasta el final de los mismos.

Vive!!!

RECE
MEDITE

ESTE ATENTO / PERMANEZCA DESPIERTO

INCLÍNESE EN REVERENCIA

PERCIBA

ENTONE CÁNTICOS Y CANTE

RESPIRE Y SONRÍA

RELÁJESE / DISFRUTE / RÍA / JUEGUE

DESPRÉNDASE / PERDONE / ACEPTE

CAMINE / EJERCÍTESE / MUEVASE

TRABAJE / SIRVA / CONTRIBUYA

ESCUCHE / APRENDA / INVESTIGUE

CONSIDERE / REFLEXIONE

CULTIVE EL CONTENTO

CULTIVE LA FLEXIBILIDAD

CULTIVE LA AMISTAD Y LA COLABORACIÓN

ABRASE / EXPÁNDASE / INCLÚYASE

ALIGÉRESE

CELEBRE Y APRECIE

DE GRACIAS

EVOLUCIONE

COMPARTA / DE / RECIBA

CAMINE SUAVEMENTE / VIVA CON TEMPLANZA

EXPANDA / IRRADIE / DISUELVA

SIMPLIFIQUE

CEDA / CONFIÉ

NAZCA DE NUEVO

AME

-Lama Surya Das-

••✿..❣ԑ̮̮̑̑ɜ❣¸••✿Océano de mis sueños ••✿..❣ԑ̮̮̑̑ɜ❣¸••✿

 

♫♫ Navego contigo en el océano de mis sueños
A un lugar lejos distante. De gran belleza y tranquilidad,
donde el sufrimiento y el dolor no existe.
Cuando damos alabanzas para nuestro gozo y felicidad.
Donde nuestro amor se entrelaza con el amor por todas las cosas.
Oh mi querido compañero de mi corazón.
Ha alcanzado y tocado la esencia de mi ser.
Tú me has mostrado el camino.
Tu amor me ha despertado. ♫♫

(basado en versos de Rumi)