EL JUEGO TERMINA CUANDO COMIENZAS A RESPETARTE…

Si eres de los que continuamente encuentran a su alrededor situaciones o personas que te hacen sentir que no eres lo suficientemente valioso, bueno en lo que haces o capaz.. Personas que sólo se fijan en tus errores y equivocaciones para evidenciarlos, que cuando conocen una de tus debilidades la usan para herirte o usan su superioridad laboral, jerárquica o física para hacerte sentir menos..
Has de saber:
1 – Tienes una profunda desvalorización y mientras no la trabajes en ti, por resonancia de programas inconscientes vas a encontrarte continuamente personas y situaciones que te lo evidencien.
2 – Esas personas que te encuentras, que usan su poder jerárquico, laboral o físico para hacerte sentir menos, se desvalorizan tanto o mas que tú. Usan el poder para compensar en lo externo (a través de machacar a otros) su sensación de desvalorización interna y así, a través de hacerte pequeño, por un momento ellos se sienten mejores.
3 – Todo es perfecto, toda victima necesita un verdugo y todo verdugo necesita una victima. Mientras te desvalorices, vas a encontrar personas que también lo hacen igual que tú o de otros modos…
4 – Toda victima se puede terminar convirtiendo en verdugo y todo verdugo puede terminar siendo victima porque ambos estáis en el mismo juego.
5 – Nadie es mejor ni peor, mas bueno o mas malo por adoptar un rol u otro. Ambos sois actores actuando un programa inconsciente.
6 – Unicamente de ti depende la decisión de terminar el juego. Pero el juego no se termina apartándote de esas personas, porque encontraras otras igual, (recuerda que es una resonancia inconsciente). El juego termina cuando tú decides conscientemente empezar a respetarte.
Gemma Pitarch.

EL ARTE DE PEDIR AL UNIVERSO…

No ruegues

¡Agradece!

Cada vez que pides algo, cualquier cosa que ello sea, y sin importar tu tono sosegado o de clamor, dejas entrever de alguna forma la idea: “¡Esto no lo tengo ahora! ¿”me lo otorga, por favor”?

Pero sin que tú lo adviertas y sin que sea tu intención, le marcas al Universo justamente tu carencia, y Él capta ese “no lo tengo” que esconde tu petición, y de forma presurosa más lo pone en evidencia.

En cambio, cuando Agradeces, “CREAS” eso que Agradeces, porque ya das por sentado que aquello “Ya Sucedió”, y el Universo recoge tu instrucción… ¡Te Obedece!

Dalo por hecho y no dejes que tu mente se inmiscuya, diciéndote que es difícil que eso se te otorgue a ti!!!

Hay otras Manos, más inmensas que las tuyas.

Y ellas siempre le responden a quien agradece así.

No te olvides que las cosas nunca son lo que parecen:

Hay un diseño amoroso detrás de la realidad y cada vez que tú, de corazón agradeces, magnetizas eso mismo que agradeces de verdad.

Cuando tú lo ves “Ya Hecho”, cuando lo das por sentado, y agradeces, traspasado por una intensa emoción, el Universo percibe que ha quedado desfasado, y actualiza su programa hacia “La Nueva Versión”.

POR ESO:

No Pidas: “Dame la calma que Anhelo”;
Di más bien: “Gracias, Dios mío por esta Serenidad”.

No Digas: “Dame un trabajo que me aparezca del Cielo”;
Di: “Gracias porque me gano mi pan con facilidad”.

No le implores a la Vida que te acerque una pareja;
Di: “Gracias por este Amor que me llena de Alegría”.

No ruegues que se disuelva alguna culpa muy vieja;
Di “Gracias porque se limpia mi pizarra cada día”.

¡GRACIAS por esta Abundancia que sobre Mí se derrama!

¡GRACIAS por gozar de nuevo la más Perfecta Salud!

¡GRACIAS por abrir mis ojos a un sublime panorama!

¡GRACIAS por llenar mi pecho de Amorosa Gratitud!

¡Siéntelo ya Sucediendo!,
¡Siéntelo con Alma y Vida!
¡Siente ese viento de cambio que te abraza y te estremece! ¡Siente la emoción intensa de la plegaria cumplida, porque todo le llega a quien Agradece.
¡Siente que llega todo a Ti en tu Tiempo del Tiempo!

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Decreto de amor…

YO…..aquí y ahora, suelto y libero cualquier forma de energía discordante. Cualquier forma de pensamiento negativo. Cualquier situación que ya no me pertenece y me esté costando soltar. Cualquier hábito insano para mí. TODAS las personas tóxicas presentes en mi realidad. Cualquier lazo, consciente o no, que sea limitante.

Abrazo mi sombra…y la suelto con amor.
Me dejo llevar por los tornados de cambio…y fluyo en amor con el universo.

Abro mi corazón, mente, espíritu y alma a todas las maravillas que me esperan detrás de los miedos.

SUELTO Y CONFÍO
Dejo que el universo me muestre los nuevos caminos a tomar. Agradezco todas y cada una de mis experiencias “negativas”, como forma de aprendizaje. Y asimilo con todas mis células, que el pasado ha quedado atrás.

SUELTO Y CONFÍO
Doy la bienvenida a un futuro amoroso, en sintonía de paz y libertad.
Rompo las cadenas, memorias, programaciones y bloqueos que “sujetan” a mi alma. Desde mi primera reencarnación atravesando todas mis vidas, todas mis muertes y hacia toda la infinidad. En todos los arboles genealógicos en que haya participado.

Doy permiso a mi divinidad para limpiar en mí todo aquello que haya colaborado a todas estas situaciones.

SUELTO Y CONFÍO en el universo, en mi divinidad, que saben perfectamente trabajar para mi mayor bien. Emprendo el vuelo de mi alma

Namaste

Tu pareja no te completa, sino te complementa…

Dado que irremediablemente te atraen personas opuestas, no te metas en una relación a menos que sepas acoger a alguien diferente a ti. Si no eres capaz, hazte cura o monja, pero ¡no la líes! ¡No te compliques la existencia! Hombres y mujeres piensan, sienten y anhelan cosas distintas. Con el tiempo, estas diferencias dan lugar a decepciones, reproches, discusiones y peleas. Para que haya paz y armonía, primero tienes que disolver el desencuentro emocional que os separa el uno del otro. Y esto pasa por comprender, aceptar y amar a tu pareja tal como es –integrándola en ti–, un amor que no solo te transformará, sino que además renovará tu vida. Suena muy bonito, pero ¡implica un aprendizaje de la ostia! Dado que tu compañero y tú procedéis de planetas diferentes, no tenéis ni idea de cómo apoyaros ni nutriros. Cada uno da en la relación lo que quiere recibir, pues ambos suponéis –equivocadamente– que el otro tiene las mismas necesidades y deseos. El resultado es que termináis insatisfechos y resentidos. Ambos creéis que estáis dando sin recibir una compensación. También consideráis que vuestra forma de amar no es reconocida ni valorada. La verdad es que ambos dais amor, pero no en la manera esperada. De ahí que ninguno reciba lo que necesita. Llegado a este punto, lo más común es que comencéis a criticaros y juzgaros por el simple hecho de ser cómo sois: distintos del otro. No se trata de eliminar la diferencia, sino de aprovecharla para complementaros como pareja. En vez de tratar de cambiar al otro, el desafío pasa porque aprendas lo que tu compañero ha venido a enseñarte. Solo así podrás integrar los polos masculino y femenino que hay dentro de ti, convirtiéndote en un ser humano más consciente y completo.

EL ESPEJO

Llovía fuerte y era de noche, Renato casi no pudo ver a la señora que estaba en el coche parado al costado de la carretera, pero se dio cuenta de que ella necesitaba de ayuda…

…Así, detuvo su coche y se acercó. El coche de la señora olía a tinta, de tan nuevo. La señora pensó que pudiera ser un asaltante. Él no inspiraba confianza, parecía pobre y hambriento…

…Renato percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo: “Estoy aquí para ayudarla señora, no se preocupe. ¿Por qué no espera en el coche que está más calientito? A propósito, mi nombre es Renato”…

…Bueno, lo que pasaba es que ella tenía una llanta pinchada y para colmo era una señora de edad avanzada, algo bastante incómodo. Renato se agachó, colocó el gato mecánico y levantó el coche. Luego ya estaba cambiando la llanta. Pero quedó un poco sucio y con una herida en una de las manos…

…Cuando apretaba las tuercas de la rueda ella abrió la ventana y comenzó a conversar con él. Le contó que no era del lugar, que sólo estaba de paso por allí y que no sabía cómo agradecer por la preciosa ayuda. Renato apenas sonrió mientras se levantaba…

…Ella preguntó cuánto le debía. Ya había imaginado todas las cosas terribles que podrían haber pasado si Renato no hubiese parado para socorrerla. Renato no pensaba en dinero, le gustaba ayudar a las personas…

…Este era su modo de vivir. Y respondió: “Si realmente quisiera pagarme, la próxima vez que encontrase a alguien que precise de ayuda, déle a esa persona la ayuda que ella necesite y acuérdese de mí”…

…Algunos kilómetros después, la señora se detuvo en un pequeño restaurante. La camarera vino hasta ella y le trajo una toalla limpia para que secase su mojado cabello y le dirigió una dulce sonrisa…

…La señora notó que la camarera estaba con casi ocho meses de embarazo, pero por ello no dejó que la tensión y los dolores le cambiaran su actitud…

…La señora quedó curiosa en saber cómo alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a un extraño. Entonces se acordó de Renato. Después que terminó su comida, y mientras la camarera buscaba cambio, la señora se retiró…

…Cuando la camarera volvió quiso saber a dónde la señora pudo haber ido, cuando notó algo escrito en la servilleta, sobre la cual tenía 4 billetes de 1000 euros…

…Le cayeron las lágrimas de sus ojos cuando leyó lo que la señora escribió.

Decía:
– Tú no me debes nada, yo tengo bastante. Alguien me ayudó hoy y de la misma forma te estoy ayudando. Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este círculo de amor termine contigo, ayuda a alguien…

…Aquella noche, cuando fue a casa, cansada, se acostó en la cama; su marido ya estaba durmiendo y ella quedó pensando en el dinero y en lo que la señora dejó escrito…

…¿Cómo pudo esa señora saber cuánto ella y el marido precisaban de aquel dinero?. Con el bebé que estaba por nacer el próximo mes, todo estaba difícil…

…Quedó pensando en la bendición que había recibido, y dibujó una gran sonrisa…

…Agradeció a Dios y se volvió hacia su preocupado marido que dormía a su lado, le dió un beso suave y susurró:
-Todo estará bien: ¡te amo Renato!.

No te contagies de la falta de amabilidad que nos rodea . No dejes de hacer el bien, ayuda a todo el que te necesite

LA VIDA ES ASÍ… UN ESPEJO… TODO LO QUE TÚ DAS, ¡ VUELVE A TI !

SÉ TÚ TAMBIÉN UN ESPEJO DE AMOR PARA LOS DEMÁS… TODOS SOMOS UNO!!!

TU ME AMAS?

– ¿ Pero tú me amas ? – Preguntó Alicia.

– ¡ No, no te amo ! – Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.

– ¿ Lo ves ? – Dijo el Conejo Blanco.
Ahora te estarás preguntando qué has hecho mal, para que no consiga quererte al menos un poco, qué te hace tan imperfecta, fragmentada.

Es por eso que no puedo amarte.
Porque habrá días en los cuales estaré cansado, enojado, con la cabeza en las nubes y te lastimaré.

Cada día pisoteamos los sentimientos por aburrimiento, descuidos e incomprensiones.

Pero si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de pura alegría alrededor de tu corazón, mis débiles dardos se harán letales y te destruirán.
La primera vez que te vi hice un pacto conmigo mismo : “evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma “.

Por eso Alicia no, no te amo.
No puedo hacerlo.-

Danza de las semillas…

“Si le pides a Dios un árbol te lo dará, en forma de semilla”.
Si pidieras paciencia, crees que te dará paciencia o te dará la oportunidad de ser paciente?
Si pides valor, te dará valor o la oportunidad de ser valeroso?
El universo, Dios o como lo quieras llamar siempre lo da todo en forma de semillas, cultivarlas es nuestro desafío y compromiso con la vida.