EL CÍRCULO DE LA VIDA NO TIENE NINGÚN ‘LADO’

Por todo el mundo, y en las noticias de todos los días, gente matando gente. Gente de un ‘lado’ matando gente del otro ‘lado’. Cada ‘lado’ afirmando que tiene la razón. Cada ‘lado’ aferrándose a un dolor muy antiguo, cada ‘lado’ negándose a ser el primero en dejar ir, encontrando razones suficientes de por qué no podrían o no querrían hacerlo. Un cuento trágico tan antiguo como la humanidad misma.

¿Cuándo despertaremos al hecho obvio de que todos somos la misma Consciencia disfrazada? Que no importa quiénes pensemos que somos, no importa cómo aparezcamos, más allá de nuestras historias y relatos, de nuestras religiones, nacionalidades, creencias, del color de nuestra piel, de nuestros pesados pasados y futuros inciertos, somos todos expresiones de la Única vida. Que en realidad no hay israelíes ni palestinos, judíos o cristianos, musulmanes o budistas, ateos o agnósticos, republicanos o demócratas, gurús o discípulos, que estas imágenes nunca nos pueden definir. Que lo que realmente somos en el nivel más fundamental es indefinible, misterioso, nunca algo fijo o separado, nunca algo identificado con una imagen, al igual que el inmenso océano nunca puede ser definido por sus olas.

La Consciencia no tiene religión ni nacionalidad. Da nacimiento a palestinos e israelíes, iraquíes y estadounidenses, a la luz y a la oscuridad, al yin y yang del mundo de los sueños en constante cambio.

Como Consciencia misma, cuando nos lastimamos mutuamente, solo estamos perjudicándo a nuestros propios hermanos y hermanas, a nuestros propio prójimo, olas de nosotros mismos. Solo estamos luchando en contra de los reflejos de nuestra cara original. Solo estamos matando a los que amamos, antiguos amigos de hace mucho tiempo.

La guerra exterior nunca ha generado paz interior. ¿Cuánto más derramamiento de sangre? ¿Cuánto más dolor? ¿Cuántos más hombres, mujeres y niños deben desaparecer en el infinito antes de que despertemos?

Ese pequeño que está sangrando es mío. El círculo de la vida no tiene ‘lados’.

– Jeff Foster

Perdono – Yasmin Levy

Por olores de perfumes baratos
Por tantas mujeres con risa burlona
Por lagrimas que perdieron su sabor

Por noches llenas de soledad
En las que mis manos acariciaron mi cuerpo
Mi cuerpo lloraba
Por el tiempo que no volverá

Perdono, solo para ti
Perdono, solo por tu bien
Perdono, aunque no me lo pediste

Por la compasión del aullido del lobo
Por los momentos de piedad del viento
Que me acaricio

Por los rayos de mi amor ardiente
Que cegaron mis ojos y me hicieron tu sombra
Y por no escuchar el lobo que me mando a irme

Perdono, solo para mi
Perdono, solo por mi bien
Perdono, a pesar que ya estas lejos …

Cuando no sabes amarte….

Cuando no sabes amarte, no estableces límites para ti y menos para quienes se relacionan contigo, especialmente en cuanto a respeto se refiere. No hay parámetros sanos por los cuales regirte, sino que amas desde la desconfianza, desde el miedo a perder, desde la sensación de estar permanentemente amenazado y desde allí nadie puede querer bonito, ni sano.

NO HAY NINGÚN MONSTRUO DENTRO DE TI

Enamórate de la oscuridad.
Del caos y la mierda de la vida. 
De las sombras, de cada parte oculta. 
De cada fragmento que negamos por vergüenza.

Enamórate de la inocencia. 
De este lado infantil que teme a la oscuridad. 
Que teme sentirse expuesto. Mostrarse a sí mismo,
ser visto, salir a la luz.

De las dudas, de los dolores jamás expresados, 
de nuestras extrañas fantasías, de los sentimientos 
que simplemente no sabemos manejar. 
De los terrores de la noche. 
De la rabia que burbujea justo debajo de la superficie. 
Del miedo de no ser dignos de amor.

De los sentimientos y pensamientos que enmascaramos 
para conservar la imagen de ‘mí’. 
Para ser buenos, para ser agradables, para ser espirituales. 
Para ser ‘ese que puede poner todo en orden’.

Enamórate de esta enigmática humanidad. 
Sabe que la oscuridad NO es oscuridad, 
solo fragmentos sagrados anhelando salir a la luz, 
seres que desean amor, y atención, 
y aire para respirar, y ser incluidos en el cuadro más grande del Ser.

No busques la luz, amigo. 
Simplemente sé luz. Sé lo que eres. 
La luz de la vida. 
Y ten el coraje de brillar plenamente 
en cada lugar dolorido, en cada parte sensible.

Ilumina. Brilla. 
Haz que éste sea un lugar seguro para cada pequeño monstruo 
que quiera salir de la clandestinidad. 
Déjale saber que es hermoso.
Y digno. 
Y que no es un monstruo en absoluto.

– Jeff Foster