***Plegaria a la Pachamana! ***

Querida pachamama, tú que reinas en el universo con la inteligencia del sano equilibrio, escucha a tus hijos, intercede por nosotros con los grandes vientos, habla con el agua, con el fuego y con la tierra.
Hoy te pedimos dibujar la esperanza en nuestros rostros, danos la gracia de tu aliento eterno, cobíjanos con tu brillante Sol, guíanos en la noche de nuestras vidas con la luz de las estrellas y la sabia luna, acompáñanos en nuestro viaje visionario por medio del sueño sagrado y los tambores de luz.
Hoy te pedimos regresar las fuerzas de tempestad a su sitio, te pedimos calmar las aguas turbias, aquietar el fuego interno. Que tu sabia inteligencia se lleve muy dentro nosotros aquello que pulula y exacerba en exceso creando caos.
Hoy te pedimos que nos acompañes en la curación de nuestro cuerpo y espíritu. Tú que eres sabia haz de nosotros tus hijos instrumento de salvación, hoy te pedimos que tu manto de luz nos purifique y sane las heridas y errores de nuestro pasado, te pedimos que nos ayudes a limpiar nuestro sendero de luz.
Querida pachamama te glorificamos por tus flores, tus fragancias, la abundancia de tus alimentos y las aguas que hemos de beber. En agradecimiento te brindo mis sensibles prédicas, te rindo culto, te hablo en meditación y silencio, siempre muy presente estás en mis plegarias.
Querida pachamama, me comprometo a limpiar mis pasos errados, mis equivocados pensamientos y desleales actitudes, me comprometo en beber del río sano, en curar mis hermanos los animales y proteger los bosques, hoy me comprometo a dar alimento al pobre y quién estira la mano.
En ti nuestra vida nace, crece y reposa, en ti nuestra vida se enciende y se apaga. Somos tu luz, somos tu cuerpo, tu espíritu. Con solemnidad llegaré a ti convertido en polvo cuando mejor lo decidas.

LA TRISTEZA, UN PORTAL HACIA EL AMOR

Cuando te sientas triste, solo siéntete triste.

No trates de ‘no sentirte triste’; solo te estarías dividiendo en dos.

No pienses en que te sientes triste.
Sólo siéntete triste.
Observa las crudas sensaciones en el vientre, en el corazón, en la garganta, en la cabeza.
Deja que las sensaciones hormigueen, palpiten, vibren, brillen.
Respira en ellas, dignifícalas; suavízate a su alrededor.
(Es solo energía queriendo moverse en tu cuerpo.)

Suelta la palabra ‘triste’; simplemente conéctate con lo que está vivo.
Sé el espacio para esas sensaciones, su tierno abrazo.
Sabe que esas sensaciones no son un error;
no estás haciendo nada malo.
Estás vivo. Y eres sensible. Y no estás adormecido.

¡Tienes derecho a sentirte triste!
A mantenerte de pie con la tristeza; sé su amoroso padre, no su víctima.
No hay ninguna vergüenza en esto. Ninguna falla.

Así que solo siéntete triste, amigo; tu tristeza es un portal
hacia el amor, y un tierno abrazo a este mundo frágil.

~ Jeff Foster

TUS PENSAMIENTOS NO SON TÚ

Tus pensamientos no son tú.
Pero hacen lo mejor posible para parecerlo.
Son impostores, imitadores. 
No dejes que te engañen.

Tú eres inmenso.
Ellos son limitados, tú no.
Ellos vienen y van, tú no.

Sin un pensamiento, tú sigues existiendo,
como el cielo, con o sin nubes.

Los pensamientos dependen de ti.
Tú no dependes de los pensamientos.
Tus pensamientos no son tú.

~ Jeff Foster

EL FIN DE LA ERA DE LOS GURÚS

La era de los gurús y los discípulos se está extinguiendo.
El tiempo de la revelación espiritual de segunda mano está llegando a su fin.
Una nueva era de relación democrática maestro-estudiante está naciendo.
En la que todos somos maestros y todos somos estudiantes.
Y todos somos expresiones del Uno.
Y todos tenemos acceso directo a lo Divino.

Y ningún gurú tiene la Respuesta final.
Y todos somos libres para hacer Preguntas.

Yo no tengo ningún gurú. Nunca he tenido uno.
O más bien, la vida misma ha sido mi mayor gurú.
El dolor ha sido mi gurú. La alegría ha sido mi gurú.
El más profundo desamor ha sido mi gurú.
Cada relación ha sido mi gurú.
Cada muerte ha abierto aún más mi corazón y me ha enseñado y me ha salvado.
Cada momento me ha transmitido la enseñanza.
Cada decepción me ha acercado al Suelo,
más cerca de la paz que es mi propia ausencia.

El gurú no fue encontrado en un ashram en la India.
O en libros antiguos.
Fue encontrado en Todo.
En amigos, amantes, estudiantes, maestros, extraños. En mi gato. En un corazón roto, recuperándose. En una canción en la radio que de repente me quitó el aliento. En una oportunidad perdida. En una promesa, mantenida u olvidada.
Ustedes son parte de este juego divino, amigos.
Este cielo en el que cada uno recibe exactamente lo que necesita.
No siempre lo que se quiere, pero siempre lo que se necesita.
Y todos ustedes están acogidos en los brazos del Amado, sin excepción.

¡Al diablo con todo! Llámenme gurú, llámenme no-gurú, o un fraude.
Llámenme amigo, o un desastre narcisista.
Ignoren mi canción por completo.
Sinceramente, no me importa.
Los amo, y amo esta vida perfectamente abierta
donde nuestras conclusiones estallan continuamente
como estrellas moribundas.

– Jeff Foster

La canción del alma…

No soy ni el Ego ni la Razón.
No soy la mente ni el pensamiento.
No puedo ser escuchada ni descripta en palabras ni
puedo ser captada por vía del olfato o de la vista.
No puedo ser encontrada en la luz ni en el viento, ni 
Tampoco en la Tierra o en el Cielo.
Soy Conciencia y alegría encarnadas, Gloria de los Bienaventurados, yo soy.

No tengo nombre ni tengo vida, no respiro aire vital.
No he sido moldeada por los elementos, ninguna
Cubierta corpórea es mi hogar.
No tengo discurso, no tengo manos ni pies,ni medios
para evolucionar.
Soy Conciencia y alegría, Bienaventuranza en la disolución.

Dejo a un lado el odio y la pasión, he vencido
la desilusión y la avaricia.
Ningún indicio de orgullo me acaricia, por lo cual la
envidia no alimento.
Más allá de todas las creencias religiosas, por encima de la fortuna,
por encima de la libertad, por encima del deseo,
Soy conciencia y alegría, la Suprema felicidad es mi atuendo.

Ni la virtud ni el vicio, ni el placer ni el dolor son mi herencia.
Ni los textos sagrados, ni las ofrendas, ni las oraciones,
ni los peregrinajes.
No soy alimento ni el acto de comer ni el que se alimenta.
Soy Conciencia y alegría encarnada,
Gloria de los Bienaventurados yo soy.

No soy pasible de muerte, no estoy dividida en
Castas ni razas.
Ningún padre me ha llamado Hijo,
Ninguna atadura de nacimiento me aprisiona.
No soy discipulo ni maestro, no tengo compinches ni amigos.
Soy Conciencia y alegría, sumergirme en la Gloria es mi destino.

No soy ni lo conocido, ni el conocimiento o
El conocedor, sin forma es mi forma.
Habito en los sentidos, pero ellos no son mi hogar.
Serena y en equilibrio, no soy ni libre ni esclava.
Soy Conciencia y Alegría y en la Gloria soy hallada.

-Sri Shankaracharya.-