Archivo | 5 septiembre, 2019

Danza de las semillas…

“Si le pides a Dios un árbol te lo dará, en forma de semilla”.
Si pidieras paciencia, crees que te dará paciencia o te dará la oportunidad de ser paciente?
Si pides valor, te dará valor o la oportunidad de ser valeroso?
El universo, Dios o como lo quieras llamar siempre lo da todo en forma de semillas, cultivarlas es nuestro desafío y compromiso con la vida.

ENTRAR EN TU PROPIA EVOLUCIÓN…

Un joven de la tribu llega con el anciano y le dice:
– no participaré más en el grupo
El anciano respondió:
– Pero, ¿por qué?
El joven respondió:
– Veo a mi hermana que habla mal de otra; un grupito que vive hablando y no apoya, personas que durante la danza pareciera que tratan de lucirse en lugar de mirar el árbol y tantas otras cosas malas que veo.
El anciano le responde:
– Muy bien, pero antes de irte, quiero que me hagas un favor: toma un vaso lleno de agua y da tres vueltas por el círculo sin derramar una gota de agua en el suelo. Después de eso, puedes salir del grupo.
Y el joven pensó: ¡Muy fácil!
Y dio las tres vueltas como le pidió el anciano
Cuando terminó dijo:
– Listo.
Y el anciano le preguntó:
– Cuando estabas dando vueltas, ¿viste a algún hermano hablar mal de otro?
La respuesta fue: No.
¿Viste a los danzantes quejarse entre sí?
– No.
¿Viste a alguien que no estuviera apoyando?
– No.
– ¿Sabes por qué? Le preguntó. – Estabas concentrado en el vaso para no tirar el agua.
Lo mismo es en nuestro grupo y en la vida. Cuando nuestro enfoque sean nuestros pasos, nuestro rezo y nuestra evolución, no tendremos tiempo de ver los errores de los demás.
Quién sale de un círculo por causa de otro, nunca entró a danzar, a sanar, a rezar, a orar por la humanidad. Quien se fija en los demás, nunca entró con el fin de honrar a sus ancestros, nunca entró para su propia evolución, de encontrar en la danza su verdadero espíritu, de servir a la comunidad.

Libérense del prejuicio, de la opinión de los demás, de fijarse en los demás
SANEN Y DANCEN.

HOY ELIJO AMARME…

Hoy Elijo amarme… así con todos mis desordenes y en todas mis confusiones.
Hoy amo mis enojos que arman muros y mis risas que los desarman al instante.
Elijo amarme así… en las tristezas que me adornan con crisálidas y en las incertidumbres que me invitan a usar alas cuando el piso se esfuma.
Elijo amarme así… en todas las manifestaciones de lo que soy
porque recordé que aunque las formas cambien permanezco.
-Awka Malen-

LA LLAVE DE LA LIBERTAD…

La llave para la libertad no está en las armas. Está en la educación, la cultura, la investigación…
Aprender fue primero que enseñar. Enseñar correctamente es crear condiciones para producir conocimiento nuevo. El que enseña aprende, y también, quien aprende enseña. Enseñar no existe sin aprender. Nuestro conocimiento es incompleto, inacabado y debemos aprender permanentemente. Al reconocer esto nos volvemos educables. Lo que nos hace educables no es la educación, sino reconocer lo inconcluso de nuestro conocimiento…
La vida es un camino a largo plazo, en la que tu eres maestro y alumno; unas veces te toca enseñar; todos los días te toca aprender…
La libertad se educa con libertad, la solidaridad con la solidaridad y la igualdad con la igualdad.

NO IMPORTA SI…

No importa si funcionó, lo importante es que lo intentaste.

Es ahí cuando el AMOR vuelve a tomar sentido, dirección y motivo.

¿Porqué lamentarse cuando no fuiste correspondido?
¿Cuando no te amaron cómo tu esperabas?
¿Cuando no pudo ser para ti?

Porque lamentarse, cuando creaste magia.
Cuando tu ser dio lo mejor de sí, cuando entregaste hasta el último suspiro, cuando descubriste que tenías tanto por dar que se te estaba quedando pequeño donde guardarlo, que ya no cabía en tu corazón y diste y repartiste sin dudar.

Porque sufrir cuando se te ha dado la oportunidad de amar, cuando has experimentado lo más hermoso que Dios ha podido crear para ti.

Porque sentir infelicidad de aquello que te ha hecho más grande, más humano, más consciente gracias al sufrimiento, a la soledad, al desamor que llegó de la mano y también te abrazó, pero en tu dolor pensaste que sólo quería hacerte daño.

Debes agradecer cada relación.
Cada ciclo.
Cada historia.

Si funcionó, si dolió, si valió la pena, el amor, la dicha o el llanto.
Ya no importa, porque has explotado cada partícula de amor y placer que habitaba en ti, has plantado tu semilla en campos donde quizá no debías sembrar, pero te diré algo:

Las cosechas de amor siempre dan fruto en el Invierno menos esperado.

ATRAEMOS SEGÚN NUESTRAS VIBRACIONES…

Atraemos personas y situaciones según nuestra resonancia, cuando tomas conciencia, decisiones y acción …
comienzas a actuar de otra manera y a vivir nuevas experiencias.

Como dice Enric Corbera:

“No atraemos aquello que queremos, atraemos lo que somos”

¿Sabes lo que tu pareja refleja de tí? Tanto los aspectos que nos gustan de nuestra pareja como los que no nos gustan forman parte de nuestra personalidad. La pareja nos muestra nuestra imagen especular igual que la del espejo cuando nos peinamos.

Este planteamiento se puede aplicar a distintos ámbitos de la pareja, es decir, podemos extraer información propia de los comportamientos del otro.

Aunque es evidente, que cada caso y cada circunstancia es distinta, por ello no se trata de situaciones concretas sino de la forma que tienen de vivirlas de cada uno. En muchas ocasiones repetimos los conflictos que hemos visto de nuestros padres en el pasado o podemos tener la tendencia a funcionar desde sistemas de creencias disfuncionales que nos impiden la vida en pareja.

Cuando vivimos un conflicto de pareja y no nos paramos a reflexionar sobre ello para ampliar nuestro autoconocimiento lo que hacemos es perpetuar comportamientos.

Cuando cortamos una relación “porque esa persona no es para mí” sin añadir reflexión alguna estamos perdiendo la oportunidad de conocernos.

QUERIDA ALMA VIAJERA…

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos, hemos esperado tanto para poder encontrarnos de nuevo aquí, es normal que no lo recuerdes, no recordar es parte del juego y del acuerdo de almas que una vez hicimos.

Sé que aún no estamos listos para reencontrarnos, sólo quiero decirte que no te desanimes, por favor no desistas ni pierdas la fe, aquí estoy, existo en verdad y anhelo volver a estar juntos tanto como tú.

Ambos estamos tratando de crecer, aprendiendo, evolucionando, expandiendo nuestra consciencia, viviendo otras experiencias. Sé que te has encontrado con otras almas que si bien, no son tu destino final, sino una aproximación a mi, también has acordado que serían maestr@s que te ayudarían a ser mejor persona y son parte de tu camino y crecimiento.

Tendrás mucho miedo, comenzarás a perder la fe, abandonarás la esperanza y querrás cerrarte a toda emoción, porque la sensación de vacío es indescriptible e indeseable. Tratarás de hacerte a un lado cuando llegue a tu vida, no me reconocerás porque estás muy herida. Apartarás la vista de mi, de lo que en el fondo intuyes y sabes que es un buen amor, querrás huir. El miedo hace cosas tenebrosas cuando experimentas el desamor.
Y ese mismo miedo te hará preguntarte mil y un cosas acerca del amor, si de verdad existe tal cosa, cuestionarás si es que acaso soy real, quiero decirte que si lo soy.

Estamos tratando de recordar lo que somos, de donde venimos y a que que venimos, estamos tratando de reconocer nuestra esencia, que somos luz, que somos amor.

Estamos aprendiendo a amar, más allá de los conceptos y definiciones que nos han llevado a tener una idea distorsionada de su verdadero significado.

Así que para poder llegar a ti, para poder amarte, para poder ser plenos e integros primero tengo que vivir esa experiencia conmigo mism@, estoy integrando mi sombra, reconciliándome con mi niñ@ interior abandonad@, sanando mis traumas, mis heridas emocionales, mis neurosis y carencias afectivas, no podré llegar a tí sin antes no sentirme complet@, amad@, aceptad@ por mi mism@.
Porque tú serás mi espejo, reconociendonos, uno a través del otro.

Falta poco, no té rindas, sigue trabajando en tí, seguiré trabajando en mi, muy pronto estaremos juntos, y entonces podremos disfrutar de lo que verdaderamente es el amor, libres, expresando lo que somos.

Yo soy tu espejo; te estás viendo a ti mism@ a través de mi.

Estoy cerca… Sigue soñando conmigo, espérame…

Cuando llegue,
simplemente lo sabrás.

SUELTO Y CONFIO…

YO…..aquí y ahora, suelto y libero cualquier forma de energía discordante!
Cualquier forma de pensamiento negativo!
Cualquier situación que ya no me pertenece y me esté costando soltar!
Cualquier hábito in sano para mí!
TODAS las personas tóxicas presentes en mi realidad! Cualquier lazo, consciente o no, que sea limitante!

Abrazo mi sombra y la suelto con amor!
Me dejo llevar por los tornados de cambio y fluyo en amor con el universo!
Abro mi corazón, mente, espíritu y alma a todas las maravillas que me esperan detrás de los miedos!

SUELTO Y CONFIO!

Dejo que el universo me muestre los nuevos caminos a tomar! Agradezco todas y cada una de mis experiencias “negativas”, como forma de aprendizaje!
Y asimilo con todas mis células, que el pasado ha quedado atrás!

SUELTO Y CONFIO!
Doy la bienvenida a un futuro amoroso, en sintonía de paz y libertad!
Rompo las cadenas, memorias, programaciones y bloqueos que “sujetan” a mi alma! Desde mi primera reencarnación atravesando todas mis vidas, todas mis muertes y hacia toda la infinidad! En todos los arboles genealógicos en que haya participado!
Doy permiso a mi divinidad para limpiar en mí todo aquello que haya colaborado a todas estas situaciones!

SUELTO Y CONFIO!
En el universo, en mi divinidad, que saben perfectamente trabajar para mi mayor bien!
Emprendo el vuelo de mi alma en total libertad!

Asi sea!
Así es!
Hecho está!

Renovarse o morir…

Las águilas viven 70 años, pero a los 40 años tienen que tomar una difícil decisión, sus uñas se vuelven tan largas y flexibles que no puede sujetar a las presas de las cuales se alimenta. El pico, alargado y puntiagudo, se curva demasiado apuntando contra el pecho y ya no le sirve. Sus alas están envejecidas y pesadas en función del gran tamaño de sus plumas, y para entonces, volar se le hace muy difícil.
Tiene dos alternativas: abandonarse y morir, o enfrentarse a un doloroso proceso de renovación, que consiste en volar a un nido en las montañas cerca de una pared, ya que está seguro. El águila comienza a golpear con su pico en la pared con mucha fuerza hasta conseguir arrancárselo. Después esperará el crecimiento de un nuevo pico, con el que se desprenderá una a una sus viejas uñas. Cuando las nuevas garras comienzan a nacer, comenzará a desgarrarse sus desgastadas plumas.
Y después de todos esos largos y dolorosos cinco meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento y festejo para vivir otros treinta años más…
En nuestra vida para continuar un vuelo de victoria muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación.
Debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos cuyo peso nos impiden avanzar. Solamente libres del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre nos trae.
Renovarse por dentro implica poner orden en el mundo mental, desechando los recuerdos de acontecimientos frustrantes o dolorosos para quedarnos solo con la experiencia de lo que aprendimos.
Para poner en orden, para renovarnos y alzar vuelo, hay que conocernos, saber quienes somos, cuales son nuestras potencialidades y a donde queremos llegar.
No hay necesidad de adaptarse al problema; existe la posibilidad de librarse de él. Pero el camino es un poco difícil, el camino es un desafío. Es una elección tuya.
Sigamos la ruta de las águilas. Siempre hacia arriba, siempre hacia delante.