Archivo | 12 junio, 2018

Crees que la vida te hace siempre lo mismo?…

“-¿Crees que la vida te hace siempre lo mismo?-, me dijo un verdadero maestro.
-Pues estás en lo cierto. Siempre te hará lo mismo, mientras tú sigas siendo el mismo.
Lo que la vida le hace a cada uno, depende de lo que cada uno es.
Si quieres algo distinto de la vida, tendrás que empezar por transformarte a ti mismo en algo diferente.-“

 

El símbolo del Ayni.

Es es el simbolo andino del “Templo de las Manos Cruzadas Kotosh” y tiene mas de 4,000 años de antiguedad. Significa mucho para mí porque como enseñó el Hamawta Carlos Milla este simbolo representa el “Ayni” es decir la Reciprocidad y la Ayuda Mutua. 

Se dice que incluso el profeta Thunupa cruzaba los brazos arrodillado entre lágrimas de amor al rezarle a la Pachamama y al Illa Teqsi en actitud de extrema humildad y compasión por todos los seres vivientes. (Aywakuna)

Por ende es el simbolo por excelencia del Ayllu de la comunidad humana basada en las formas de reciprocidad andina: Ayni, Mita, Minka y Wayka. Y a través de ella representa los valores andinos del Khuyay (Amar), Munay (Querer) Yachay (Saber) y Llankay (Laborar).

Porque este a través de estos principios que nuestros antepasados construyeron su civilización, una civilización basada en el amor y la compasión (Khuyapayaq) Y por esto decía el Inca Garcilaso que en el Tawantinsuyu no se conocieron pobres, ni niños abandonados ni viudas desprotegidas ni ancianos mendigos.

Porque nuestros antepasados construyeron una “cultura del cuidado” (Khuyapayaq Aylluchakuy) es decir que somos seres humanos comunitarios (Runa) en la medida en que cuidamos de los demás y a la vez nos integramos cuando cuidan de nosotros.

Este “cuidado mutuo” es el nucleo del Ayllu y esta basado en el amor y sus infinitas bifurcaciones: Compasión, cuidado, protección, seguridad, enseñanza, compartir, reciprocidad, laboriosidad, empatía y muchos otros valores.

Esta claro que el dinero no jugaba ningún rol en este tipo de comunidad mas que del mero valor de intercambio (Truqi) A diferencia de la sociedad actual que ha “monetarizado” las relaciones sociales. Es decir se “valoriza” a las personas según su posición social, rango, condición económica, laboral etc.

Esta monetarización social de las relaciones de consumo ha destruido los verdaderos lazos y nexos entre los seres humanos. Cuando volvamos a tratar a las personas conforme a los dictados del corazón entonces volveremos a ser runas. Esa es la misión, debemos volver a ser humanos y a ser comunidad. A ser runas y a ser Ayllu. En el legado de nuestros antepasados esta la puerta de retorno (Chakanakuy)

Maestrìa…

Ninguna verdadera maestría
puede adquirirse con diplomas y dinero,
la verdadera maestría solo puede nacer de dentro.
Descubriendo tu propósito y practicarlo.
Creando tu propio camino y andarlo.
Encontrando tu don y ofrendarlo.
Solo tu experiencia y tu espíritu,
pueden darte semejante regalo.

65 PAUTAS PARA DOMAR TU EGO Y REALIZAR TU ALMA.

1.-No conviertas un dolor en sufrimiento: déjalo venir, déjalo pasar, no te aferres a él…

2.-Sé lo que eres en el presente, deja atrás el pasado, no cargues culpas.

3.-Elimina toda ansiedad por el futuro.

4.-Prepárate a trabajar por tu evolución hasta el último instante de tu vida…

5.-No le rindas cuentas a nadie: sé tu propio juez.

6.-Aprende a criticarte a ti mism@ y también a felicitarte.

7.-Cada noche, antes de dormir, repasa tu día y juzga tus acciones con objetividad…

8.-Si quieres triunfar, aprende a fracasar.

9.-No te definas por lo que posees…

10.-Nunca conviertas una actividad u otro ser en el motivo de tu existencia: entrégate a tu propia vida, no delegues tu poder.

11.-Cuando hables con alguien no lo interrumpas hasta que haya expresado su idea. Mientras lo escuchas no lo contradigas o apruebes mentalmente: óyelo sin tener opiniones. Cuando se calle, tú, libremente, considera lo que ha dicho y reacciona como tu conciencia te lo dicte.

12.-No te comprometas con ideas en las que no crees, ni siquiera por necesidad de obtener un trabajo…

13.-No des consejos sin advertir antes: “Según lo que yo creo y hasta donde yo sé, arriesgando equivocarme”.

14.-Nunca afirmes algo sin decir al final “Hasta cierto punto, en tal fecha y en tal sitio”…

15.-Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.

16.-Nunca hables de ti como si fueras un ente limitado, siempre que actúes piensa que no existes individualmente, que lo que haces se hace impulsado por fuerzas colectivas…

17.-Sólo aceptando que nada es tuyo serás dueñ@ de todo.

18.-Conviértete en una total ofrenda…

19.-Cesa de hablar mal de los otros o del mundo: cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien di sólo sus cualidades. Si no le encuentras cualidades, calla…

20.-Haz lo más frecuente posible actos positivos para el otro y el mundo en forma gratuita y anónima…

21.-Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal, considéralo tu Maestro…

22.-Acepta sin envidia los valores del otro…

23.-No hables haciendo resonar tu voz en la cabeza o en la nariz o en tu garganta, hazla resonar en tu pecho: usa la voz del corazón…

24.-No toques el cuerpo del otro para tomarle algo o para rebajarlo: tócalo para acompañarlo…

25.-No mires con disimulo, mira siempre directo…

26.-Da, pero no obligues a recibir…

27.-No hagas sentir culpable a nadie y acepta que eres cómplice de todo lo que te sucede…

28.-No olvides a tus muertos queridos, pero dales un sitio limitado que les impidan invadir toda tu vida.

29.-En el lugar donde habitas consagra un pequeño sitio a lo sagrado…

30.-Que nunca en tu cocina haya suciedad o desorden…

31.-Cuando rindas un servicio no te quejes ni hagas resaltar tus esfuerzos: si decides ayudar o trabajar para otro, hazlo con placer sin esperar agradecimientos…

32.-Si prometes, cumple…

33.-Si dudas entre hacer o no hacer, arriésgate a hacer, aceptando la posibilidad de fracasar…

34.-No definas a alguien ni por su raza, ni por su sexo, ni por su profesión, ni por sus ideas, simplemente no lo definas…

35.-No imites ni copies, absorbe y transforma…

36.-Deja de pedir y comienza a agradecer…

37.-No trates de ser todo para alguien: concédele la libertad de buscar en otr@s lo que tú no puedes darle. Otórgate a ti mism@ ese derecho…

38.-Cuando te hagan una pregunta no te obligues a dar una respuesta: puedes callar, hacer un gesto, o reemplazar la respuesta por otra pregunta…

39.-Para obtener algo, desea de verdad obtenerlo…

40.-Trata al otro como quisieras que te trataran a ti…

41.-Si no quieres cometer errores, nunca lograrás la perfección…

42.-Si no tienes la fe y la quieres obtener, imítala…

43.-Cuando alguien esté triunfante delante de un público no vayas a su territorio para contradecirlo con el objeto de robarle ese público.

44.-Crea tu propio sitio y tu propio público…

45.-En casa ajena come con moderación.

46.-A donde te han invitado, llega siempre con un regalo…

47.-Vive de un dinero ganado por ti mismo con placer…

48.-No te adornes con ideas ajenas.

49.-No te fotografíes junto a personajes famosos.

50.-No te jactes de aventuras amorosas…

51.-Abandona tus hábitos físicos, sexuales, emocionales y mentales, busca constantemente el cambio…

52.-No te vanaglories con simpatía de tus debilidades…

53.-Nunca veas a alguien sólo para llenar tu tiempo…

54.-En las conversaciones trata de no hablar de ti y ni de acontecimientos temporarios, habla de temas…

55.-Por lo menos una vez al día siéntate inmóvil, deteniendo tus palabras, tus emociones y deseos: observa tu acontecer interior como si estuvieras sentado en una orilla viendo pasar un río…

56.-No impidas que tus hij@s vayan más lejos que tú, acepta el camino que ell@s elijan.

57.-Nunca les critiques a sus seres amados.

58.-Déjal@s crecer como y hacia donde ell@s quieran…

59.-No te disfraces con personalidades falsas para que te admiren…

60.-Actúa por el placer de actuar y no por lo que esta acción puede hacerte ganar…

61.-Obtiene para repartir…

62.-Si alguien te dice que has cometido una falta y tiene razón, no le discutas y reconoce de inmediato esa falla…

63.-Nunca des un regalo preocupándote después de lo que el que lo recibió hizo de él…

64.-Si hablas con personas de las que desconfías, no respires por la boca. Tenla cerrada e inhala sólo por la nariz.

65.-No le respondas “No es verdad”, dile mejor “Yo creo otra cosa”.

 -Alejandro Jodorowsky-.

 

ERES UN LÍO Y ESTÁS SANANDO

Mientras sanas
Mientras recuerdas tu verdadera naturaleza
(vasta, poderosa, presente, y libre)
mientras vas quitando capas al ser condicionado,
mientras despiertas del sueño de culpa y abandono de ti mismo
quizás te encuentres llorando, temblando, con ira.

Llora amigo. Siente la rabia.
Llora todas las lágrimas que nunca te permitiste llorar antes.
El cuerpo necesita llorar a veces,
Para liberar energías reprimidas.
Necesitas hacer el duelo por todas las vidas que anhelaste vivir,
Todas las vidas que nunca serían vividas,
Para que puedas regresar a esta vida,
A este cuerpo, a este momento.

Olvida tu imagen. Necesitas rugir por tu vida ahora.

A veces sanar no es algo bonito.
Es muerte. Es renacimiento.
Es dejar ir y dejar venir.
Lloramos. Temblamos. Nos estremecemos. Gritamos.
Nos sentimos “peor que nunca”. Hacemos un desastre.
Tocamos de cerca la desolación y la duda como nunca creímos posible.

Pero empezamos a confiar en el proceso.
Y empezamos a confiar en que esos sentimientos “oscuros” necesitan ser sentidos.
Y quieren que los sintamos.
Y han estando anhelando que los sintamos desde que éramos muy pequeños.

No hay nada malo en ti,
Incluso si la mente dice:
“Existe algo malo en mí”.

(Y tampoco hay nada malo en ti
por tener este pensamiento).

Confía. Y confía en que a veces necesitas dudar.
Y olvidar. Y resistir.
Sí, confía en que a veces sentirás resistencia a sanar.

¡Y puedes celebrar tu resistencia ahora!
Puedes celebrar todo de ti ahora.
Mientras lloras, mientras tiemblas,
Mientras ruges como un león,
Mientras ruegas a Dios por piedad,
Mientras tocas el Suelo de nuevo.
Sí, eres un lío.
Sí, estás sanando a tu propia y original manera.

– Jeff Foster

Pepe Aguilar – Miedo (con Natalia LaFourcade)

Pase tanto tiempo sin saber de ti 
Por fin te encuentro, frente a frente 
Extraña sensación buscar adentro 
En libertad sentirme preso 
Frente al espejo, lloran mis miedos

Miedo de sentirme solo, teniéndote 
Miedo a no sentir tus manos, sobre mi piel 
Miedo a no saber que piensas, si te hago falta 
Ganas de tirar mi ego, por la ventana 
Y me pregunto que hago aquí, sin ti

Este de mostrarme frente la mundo 
A cara limpia, no se si es justo 
Se dice que el amor, puede ser ciego 
En libertad sentirme preso 
Frente al espejo, lloran mis miedos

Miedo de sentirme solo, teniéndote 
Miedo a no sentir tus manos, sobre mi piel 
Miedo a no saber que piensas, si te hago falta 
Ganas de tirar mi ego, por la ventana 
Y me pregunto que hago aquí, sin ti

Y tu mi amigo 
Que pensarás 
Si estas igual 
Que yo…

Tienes miedo 
Siempre miedo 
Siempre miedo 
Tanto miedo

A donde de vayas yo iré 
A donde de vayas yo iré 
A donde vayas iré, iré….

ENCUÉNTRATE CON OTRO….ENCONTRÁNDOTE A TI MISMO

Algo realmente invaluable que he aprendido a través de la experiencia:

Cuanto más presente estoy conmigo mismo:
Mi propia gimnasia mental, mis sensaciones corporales y sentimientos incómodos,
Mis impulsos, urgencias, deseos y anhelos;
Más presente puedo estar con otra persona, sentarme con él/ella en verdadera amistad, y brindarle libertad para que sea lo que el/ella quieran ser.

Cuanto más amor y comprensión puedo darle a mi propia angustia,
Más puedo amar la angustia y el duelo de un corazón roto en otra persona,
Proporcionarle espacio, permitirle moverse, expresarse, quedarse, o pasar.

Cuanto más me amigo con mi propia dicha, mi felicidad,
Mi propia fuerza, mi poder, mi potencial,
Más puedo celebrar el poder de otro, sin celos, sin compararme, sin sentirme “menos que” o “más que” otro.

Cuanto más puedo bañar mi propio miedo, enojos y dudas con compasión,
Más puedo sentarme con un amigo en medio de experiencias de sus visitantes sagrados
Sin intentar salvarlos o cambiarlos.

Y no hago mi felicidad dependiente de la de ellos.
Y no hago mi autoestima dependiente de otros.
Y no los avergüenzo o los culpo por sus pensamiento o sentimientos.

Y solo estoy con ellos,
De la misma manera en que estoy conmigo mismo:
En la quietud, en la humildad, en el Silencio del Corazón.

Mientras aprendo a dejar de querer arreglarme o pelearme conmigo mismo,
Aprendo también a dejar de querer arreglar o luchar contra la experiencia de otros.
Mientras aprendo a escucharme más profundamente a mi mismo, a permanecer con mi experiencia íntima,
Respirar en mi incomodidad y mi dolor, tomar responsabilidad por mi propio enojo, mi vergüenza, mi sentimiento de culpa, e incluso mi sentimiento de “víctima”, menos proyecto estos aspectos “desconocidos” sobre otros.

VEO con más claridad sin el filtro de la historia.

Y ¡oh si!, la lección más grande de todas:

¡Permanecer cerca de mi mismo en la presencia de otro!
Aún cuando sus corazones estén rotos y en carne viva,
Aún cuando los vea luchar.
Escuchar profundamente, sin tratar de salvarlos o arreglarlos,
O ser el “maestro”, el “terapeuta”, o el “sanador”.
Sin brindarles consejos que no pidieron
Y de este modo desempoderándolos al forzarlos a tomar
“respuestas” regurgitadas por dioses y gurúes de segunda mano.

¡Brindarle espacio a otro mientras me cuido apasionadamente a mi mismo!
Brindarme empatía AQUÍ
Mientras ofrezco empatía ALLÍ,
Y no mezclar las dos cosas.

No abandonarme a mi mismo por otro en codependencia,
Y no abandonar a otro en un acto de narcicismo propio.

Sino a encontrar un lugar muy amoroso en el medio,
Donde se puede escuchar profundamente,
Donde las verdades dolorosas pueden contarse,
Donde la verdadera conexión puede crecer,
Donde puede emerger el trauma en un campo de contención,
Donde la sanación puede ocurrir y el amor puede florecer
Sin “tratar de sanar” o “tratar de amar”.

Conexión a través de una profunda relajación.
Sanación a través del acto de recibir incondicionalmente.
Encontrarme a mi mismo en otros
En un vasto campo de Presencia.

Esta ha sido mi experiencia de vida,
Esta ha sido mi aventura del alma,
Este ha sido mi llamado.

– Jeff Foster

TÚ, UN CIELO INCREÍBLE

Sé como el cielo.
Mantente presente. Sé la presencia misma.
Sé lo que eres. 
Deja que la lluvia, la nieve, la tormenta más feroz,
pasen, momento a momento.
Puedes soportarlo todo.
Fuiste hecho/a para vivir.

Respira en tu dolor.
Oxigena tu tristeza.
Invita a la consciencia a sumergirse en tu rabia.
Confía en que está aquí.
Confía en que pasará.
Confía en que tú permanecerás.
Confía en que siempre lo has hecho.
Confía en que a veces
olvidas cómo confiar.

Confía en tus dudas.
Confía en lo que viene.
Confía en lo que se va.
Inhala.
Exhala.
Inhala.
Exhala.
Descansa en tu naturaleza inmutable.

Sé como el cielo.
Mantente presente. Sé la presencia misma.
Sé lo que eres.
Inmenso/a. Libre.
Y tan jodidamente
valiente.

– Jeff Foster

QUIERO TU IRA. QUIERO TU FUEGO…

“No seas espiritual conmigo, amor mío.
¡Sé honesto/a, mejor!

Enójate conmigo. Dime cómo te sientes en realidad.
Dime lo molesto/a que estás.
Grita. O llora. Muéstrame tu vulnerabilidad.
Expresa lo que hay en tu corazón.
Dí lo incorrecto. Arma todo un lío.
No me importa. Podemos limpiar más tarde.
Sólo quiero conocerte. Ahora.

No esperes hasta tener las palabras perfectas.
No esperes hasta que tu precioso fuego se haya apagado.
O hasta que tus lágrimas se hayan secado.
No tiene nada de malo ser un desastre.
La ira no es ‘poco espiritual’.
Es belleza. Es poder.

Quiero conocerte más allá de la máscara.
Más allá del niño lindo, de la niña buena.
Del estudiante espiritual bien entrenado.
Del experto. Del calmado.
De aquel a quien nunca se le permitió levantar la voz.

¡Quiero sentir tus malditas llamas!
¡Quiero sentir tu verdad!
¡Tu pasión! ¡Lo que necesitas! ¡Lo que deseas!
¡Tus anhelos no correspondidos! ¡Tus esperanzas frustradas!

Que no te preocupe lastimarme.
Solo deja que la vida hable a través de ti. Ahora.
Yo me haré responsable de mi propio dolor.

Por favor. Prefiero recibir tu ira pura AHORA
que años de historias, culpa, resentimiento,
y agresividad pasiva.

Deja ir toda esa mierda espiritual.
Sólo dime cómo eché todo a perder.

Saca todo a la luz.
No te avergonzaré.

Y podemos continuar desde allí.”

– Jeff Foster