Archivo | 30 enero, 2018

Te quiero así…

 

Te quiero tranquila, 
deseo que dejes de cargar el mundo sobre tus hombros…

Deja de poner a todo mundo por encima de ti, así sean tus padres, tus hijos, tus amigos o tus jefes.

Deja de comerte lo que sobra para que no vaya a la basura.

No podrás ayudar a todos los que te necesitan y estar para los que te aman si no empiezas a amarte….

Ámate como amas a todos los demás, vuélvete tu principal prioridad, ya no te trates como la segunda.

Deja de posponer el salón de belleza y de ofrecerte a tomar la foto para no salir en ella.

Yo te quiero tanto que podría sentarme a escucharte en un parque, en una banca, ni el café me haría falta.

Yo no te quiero a dieta, ni delgada, ni loca de fitness…..Te quiero sana, te quiero guapa, te quiero así divina pero con las ganas de hacer las paces contigo, con esa mujer que se ha dejado el cabello desatendido y no recuerda cuando fue la última vez que estrenó algo.

Porque pararte frente al espejo a ponerte linda, no te hace menos mamá, menos tía, menos abuela, menos mujer, menos esposa o menos profesional.

Porque mientes al decir que nadie te mira, ¡te miras tú!
Tú, tu primer, verdadero y leal amor,
Tú, tu juez más severo,
Tú, tu gran saboteador,
Tú, quien no se perdona,
Tú, ¡la persona más importante en tu vida!
Yo quiero que te dediques un momento a hacer algo para ti, una lectura, un proyecto, una caminata, una visita que te guste a ti.

¡Crece como una mujer independiente, sabía y feliz! El mejor y único compromiso es amarse y respetarse a sí misma.

Te quiero así grande, única y feliz…

“Tocar las frentes”…

“Tocar las frentes” este es un antiguo saludo que honra el corazón y el alma de otro ser humano. Entre los Māori, lo hacen nariz con nariz y frente con frente, y es llamado hongi. Los Hawaianos lo llaman honi, y es también practicado entre los tibetanos y los beduinos del desierto. Para las Sacerdotisas de Asera, así es como bendicen al Ser amado, tercer ojo con tercer ojo compartiendo a su vez aliento sagrado”.

21 MENSAJES PARA TRANSMITIR A CADA MIEMBRO DE LA SIGUIENTE GENERACION

1.-Eres un ser deseado. Estás aquí porque el Universo lo quiso.

2.-Siente que eres libre de ser lo que eres, no permitas que nada ni nadie te etiquete, ni te imponga guiones que no se corresponden con tu autenticidad.

3.-Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti para ser usado a tu favor y al de todo el Universo.

4.-Aprende a no pedir amor, simplemente ama.

5.-Cree en los pequeños milagros de cada día y atiende a las coincidencias, en ellas hay mensajes ocultos que te guían en el correcto camino.

6.-Cada día, haz un acto generoso con alguien cercano.

7.-Si en tu árbol genealógico hubo traumas, sánalos actuando.

8.-Déjate guiar por tu cuerpo, es sabio. Él te alertará de las situaciones de las que debas alejarte, sintiendo tensión y malestar. También te dirá cuando estás alineado con lo que eres, sintiendo relajación y bienestar.

9.-No contamines tu cuerpo con tóxicos o una mala alimentación.

10.-En cuanto puedas, sé independiente. Trabaja utilizando tu creatividad y hazte adulto.

11.-Escribe un poema cada día.

12.-Busca y provoca situaciones que te hagan reír.

13.-Tiende a compartir, a colaborar a ser solidario.

14.-Cuando tengas problemas, puedes analizarlos, puedes hablarlos, pero ten por seguro que hasta que no actúes no se producirá la transformación.

15.- Siente GRATITUD por todo lo que te regala el Universo.

16.- Recuerda que nada en este plano de existencia perece, sino que se transforma.

17.-Lee, estudia, conoce… experimenta por ti mismo.

18.-No te apegues a nada material. No consumas lo que no necesitas.

19.-Tampoco te apegues a ninguna creencia. Lo mismo que tu cuerpo se renueva constantemente, también lo deben hacer las ideas.

20.-Siembra cada día las semillas que te lleguen de dentro o de fuera. La semillas pueden ser palabras, caricias, belleza, acciones. Ellas son los gérmenes de más sabiduría, amor, arte y salud.

21.-Cuida con mimo el territorio que está más allá de tu cuerpo, tu casa, tu barrio, tu ciudad… el planeta y el Universo.

-Alejandro Jodorowsky

Simplemente recuerda…

Y la chica angustiada al anciano le preguntó:
Cómo poder oler las flores, cuando llega el invierno?
Cómo poder ver el sol, cuando hay nubes en el cielo?
Cómo poder sentir la vida, cuando todo es oscuro y negro?
Y antes que pudiera terminar el anciano le respondió:
Cuando recuerdes que las flores, el sol y la vida,
están contigo siempre adentro.