>>> Mamá de qué color son los besos? <<<

Un hermoso y tierno cuento destinado a los niños y a los adultos también…por qué no? Disfrutenlo!

504c2b53

Eran pasadas las nueve cuando, como cada noche, Pablo se deslizo en la cama de su madre y se acurrucó a su lado. !Cómo disfrutaba de aquel calor tan familiar y a la vez tan especial!
La miró de reojo y le preguntó:
– Mamá, ¿de qué color son los besos?
– ¿Los besos? Vaya…, pues… los besos pueden tener muchas formas y colores. En realidad, cambian de color según lo que nos quieren decir.
– Algunos besos son pequeños, ruidosos, divertidos y muy, muy bromistas. Son de un rojo brillante como… ¡como las cerezas! Y nos dicen: “Te quiero por tu alegría, frescor y vitalidad”.
– ¡Ah, como las cerezas que nos ponemos en las orejas como si fueran pendientes! – dijo Pablo.
– ¡Eso es!
-También hay momentos, hijo mío, en los que los besos son jugosos y están llenos de vitaminas de color naranja. Son los que nos aprietan fuerte y dicen:”¡Buenos días, es hora de levantarse!”.
-¡Ya los conozco! – le interrumpió Pablo -. Son los que me das cuando me dices:”Te voy a comer a besos”, ¿verdad, mamá?
– Los mismos.
– ¿Y de color amarillo, mamá? ¿Existen besos de color amarillo?
– Pues claro! Los días en que los besos son cálidos e intensos, su color amarillo brilla como el sol. Es cuando nos dicen cuánto les gusta nuestro cariño y compañía.
– ¡Ah, sí! Y nos regalan abrazos y caricias… Ésos me gustan mucho, mamá – dijo Pablo.
Mamá, ¿y los que hacen cosquillas en la oreja, en las mejillas y en el cuello? ¿Ésos de qué color son?
– Pues…ésos… Esos son los que se mueven al ritmo de la música y son de color verde luminoso como los campos y los bosques cuando sopla el viento. A los besitos verdes les encanta la vida y les gusta ver respirar y crecer a los seres queridos.
La madre, viendo que a Pablo se le cerraban los ojos, bajó la voz y continuó:
– A veces, en cambio, los besos son largos y tranquilos, de un azul suave y esponjoso como el cielo. Son los que nos explican que su amor es profundo, sin límites, un amor tan grande que, mires donde mires, parece que nunca se acaba.
– ¿Y pueden llegar hasta la luna? -preguntó Pablo.
– Seguro que sí – le contestó la madre.
– Y ¿sabes? Muchas veces los besos son de un color lila oscuro y misterioso. Son los besos que nos consuelan cuando estamos tristes o confundidos o no sabemos qué hacer o adónde ir y nos dicen:”No te preocupes, que yo estaré siempre a tu lado”.
Pablo, haciendo un esfuerzo por no cerrar los ojos, exclamó:
-¡Mamá, los besos son de los colores del Arco Iris!
La madre lo miró, sonrió y le besó en la frente. Con un hilo de voz, Pablo volvió a preguntar:
-¿Y éste, mamá? ¿De qué color era este beso?
La madre le susurró a la oreja:
-Éste era un beso de “buenas noches”, blanco como la nieve y te quería expresar cómo me gusta el silencio, la paz y la tranquilidad que siento a tu lado.
¿Y sabes cómo nació el color blanco, Pablo? ¡De un beso que se dieron todos los colores del Arco Iris!

-Elisenda Queralt-

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s