Archivo | 9 agosto, 2013

Todo llega y todo pasa…

La mañana llega todos los días; la salida del sol nunca falla, tampoco la puesta. Dale tiempo. Eso es todo lo que pudiera requerir. Sólo dale tiempo. No trates de apresurar las cosas. Los ciclos de la vida se presentan solos, se desenvuelven solos, y suavizan todo pasaje y terreno. Trata de no ser alcanzado por tu historia del momento. En vez de eso mira mejor, la Historia Larga. Allí se encontrará tu paz. Los ciclos rescatarán este momento si tú los dejas, y aún esto pasará.

 10389178_633155073482610_2990984120115700981_n