Air – David Garrett

Air es una de las piezas más conocidas del músico bárroco alemán Johann Sebastian Bach y además es una de las suites más bellas que jamás se han escrito.
Air es el 2º movimiento de la suite Orquestal u Obertura nº 3 en D mayor.
También conocida como “Air on a G String” (aria para la cuerda de Sol) en su versión reducida de orquesta para piano y violín.

David Garrett (nacido David Bongartz el 4 de septiembre de 1980 en Aquisgrán, Alemania) es un violinista y modelo. Sus padre y su madre son, respectivamente, alemán y estadounidense. Georg P. Bongartz, el padre, es jurista, mientras que Dove Garrett, la madre, es bailarina. Georg era también profesor de violín y subastador de violines.
David Garrett recibió las primeras lecciones musicales de parte de su padre, que había comprado un violín para su hermano mayor, cuando David sólo contaba con cuatro años de edad. Le interesó y pronto aprendió a tocar. Enseguida se convirtió en alumno del conservatorio de Lübeck y más tarde fue a Berlín. Entre 1990 y 1991 tuvo como profesor a Zajar Bron y desde 1992 a la violinista polaco-británica Ida Haendel.
A los trece años de edad firmó un contrato de exclusividad con la discográfica Deutsche Grammophon Gesellschaft. También con esa edad decidió cambiar su nombre artístico y tomó el apellido de su madre en vez del paterno.
Desde el año 1999, y contra el deseo de su padre, fue alumno de la prestigiosa Juilliard School, en la clase de Itzhak Perlman, para profundizar en sus conocimientos del violín. Se graduó en el año 2004.
Garrett toca alternativamente un violín de Antonio Stradivari de 1718 y uno de Giovanni Battista Guadagnini de 1772.
Mientras estudiaba en la Juilliard School en Nueva York, Garrett acompañó las clases con el trabajo de modelo para incrementar sus ganancias. Algunos críticos de moda lo describen como el David Beckham de la escena clásica.
En diciembre de 2007, Garrett se cayó después de una actuación en el Barbican Hall en Londres y golpeó su exclusivo violín. Al principio se pensaba que era un Stradivarius, pero luego se confirmó que había sido fabricado por Giovanni Battista Guadagnini. Había adquirido ese violín hacía ya cuatro años por un millón de dólares. El coste de la reparación se estimó en otros 120.000 dólares.
Como curiosidad, cabe destacar que David Garrett es señalado por el Libro Guinness de los Récords desde mayo de 2008 como el violinista más rápido. La prueba, lograda en el programa de televisión británico Blue Peter, consiste en tocar El vuelo del moscardón de Nikolái Rimski-Kórsakov lo más rápido posible, sin fallos y de manera que siga siendo reconocible la melodía. Consiguió este mismo récord en dos ocasiones. En la primera paró el tiempo en 66,56 segundos, unas trece notas por segundo. En la segunda ocasión, en diciembre de 2008 en la mismo Guinness World Records show, Garrett consiguió tocar la pieza en tan sólo 65,26 segundos.
También recibió el premio ECHO Klassik “Klassik ohne Grenzen” en 2008.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s