Archivo | 5 noviembre, 2012

Alex & Anny… destreza extrema.

Un video cautivador desde el punto de vista del espectáculo pero hay momentos en que la destreza extrema de este dúo hace que quienes los miramos queramos por momentos cerrar nuestros ojos por temor a ver algún mal final…  Excelente espectáculo… disfrútenlo si pueden. 

 

“Cuatro Leyes de la Espiritualidad”

En la India se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”

1- “La persona que llega es la persona correcta”. Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

2- “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”.No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

3- “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

4- “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegue a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!

 

Cada uno de nosotros es como un auténtico diamante…

Cada uno de nosotros es como un auténtico diamante. Un diamante no pierde su valor porque esté sucio, o cubierto de lodo. Igual nosotros tampoco valemos menos porque nuestra apariencia no revele el diamante que se esconde bajo la superficie

, podemos brillar más o menos, pero continuamos siendo seres prodigiosos. Cuando te mires en el espejo y te digas a ti mismo que te amas, hazlo pensando en el brillo que se oculta dentro de ti. Poco a poco, ese resplandor saldrá al exterior e iluminará toda tu vida y la de los que te rodean.