Más allá de los propios límites

Un arquero caminaba por los alrededores de un monasterio hindú, conocido por su dureza en las enseñanzas, cuando vio a los monjes en el jardín bebiendo y divirtiéndose.

-Qué cínicos son aquellos que buscan el camino de Dios,
– dijo el arquero en voz alta- dicen que la disciplina es importante y se emborrachan a escondidas!
-Si tú disparas cien flechas seguidas, ¿qué le pasaría a tu arco? – preguntó el más viejo de los monjes.
-Mi arco se quebraría – respondió el arquero.
Si alguien se esfuerza más allá de los propios límites, también quiebra su voluntad -dijo el monje. -Aquel que no equilibra el trabajo con el descanso pierde el entusiasmo, agota su energía y no llega demasiado lejos.

Autor: Paulo Coelho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s