Archivo | 16 marzo, 2012

Para ti…

 

Para ti que estás sufriendo algún revés en la vida,… que crees que la nada es la respuesta al presente,… que has olvidado las ganas en algún rincón de ahora,… y te ocultas en el fondo de la ausencia,… para ser ausente,… para que duela menos… para ti, que has encontrado sin quererlo,… lo vacío del vacío,… que has descubierto el secreto del deseo del inicio del adiós,… que has perdido en un instante las razones que albergaban más instantes… que ya no puedes llorar por lo mucho que has llorado,… ya sólo llora tu sombra… para ti, que no sabes cómo escapar de la pena,… cómo recomponer los jirones de las venas del sentido,… que te permitan seguir,.. que te dejen respirar… para ti, quiero escribir las palabras necesarias,… que te traigan nuevamente,… que te acerquen al consuelo,… que te alejen del sendero del olvido,… para que recuerdes que un día nació de ti una sonrisa,… y el mundo te sonrió,.. para que sepas que tengo añoranza de ti… para ti que estás sufriendo,… solamente es para ti…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
E-MAIL y MSN:joseramonmarcos@live.com Twitter: @joseramonmarcos

La meditación…

“La meditación es el coraje de estar solo y en silencio.
Poco a poco, empiezas a … notar que tienes una cualidad nueva,
una vitalidad nueva, una belleza nueva, una inteligencia nueva,
que no te ha prestado nadie, que nace de ti. Tiene sus raíces
en tu existencia. Y si no eres un cobarde, fructificara,
florecerá.”

OSHO

 

Dios es justo, y jamás pondría en su corazón un deseo imposible de realizar…

“Muchas veces los hombres no vivimos nuestra Leyenda Personal, sino que nos instalamos en la seguridad de lo que ya tenemos y abandonamos la búsqueda de nuestro tesoro y no vivimos nuestro sueño”. Paulo Coelho.

Siguiendo la leyenda personal

Cuando Joseph Campbell, el más conocido estudioso de mitología de nuestro tiempo (y autor del excelente El poder del mito), creó la expresión “sigue tu don divino”, estaba plantando la semilla de una idea cuyo momento parece haber llegado. Alan Cohen, un terapeuta que vive en Hawai, también trabaja en este asunto. Él cuenta que, en sus conferencias, pregunta quién está insatisfecho con su trabajo. 75% del público levanta la mano. Cohen estableció un sistema de 12 pasos para ayudar a reencontrar el “don” de cada uno (siguiendo a la escuela de Campbell):

1. Dígase la verdad a sí mismo:

En una hoja de papel, escriba a la izquierda todo lo que le encantaría hacer. A la derecha, todo lo que está haciendo sin entusiasmo. Escriba como si nadie fuese a leer lo que va anotando.

2. Empiece despacio, pero empiece:

Llame a la agencia de viajes, busque algo que encaje en su presupuesto; vaya a ver la película que siempre deja para otro día; compre el libro que quería. Sea generoso consigo mismo.

3. Vaya parando despacio, pero pare:

Al dejar de hacer lo que no le interesa, usted va a darse cuenta de que estaba exigiéndose más de lo que los demás de hecho le pedían.

4. Descubra sus pequeños talentos:

¿Qué dicen sus amigos que usted sabe hacer bien? ¿Qué es lo que usted hace con ganas, aunque el resultado no termine de ser perfecto? Estos pequeños talentos son mensajes escondidos de sus grandes talentos ocultos.

5. Comience a escoger:

Si algo le proporciona placer, no lo dude. Si no lo tiene claro del todo, cierre los ojos, imagine que tomó la decisión A, y visualice todas las consecuencias que conllevaría.

Haga lo mismo con la decisión B. La decisión que le haga sentirse más conectado con la vida será la correcta ­ aunque puede que no sea la más fácil.

6. No fundamente sus decisiones solo en beneficios económicos:

Estos llegarán, si usted realmente realiza algo con entusiasmo.

7. Siga su intuición:

El trabajo más interesante es aquel en el que puede permitirse ser creativo.

8. No tema cambiar de idea:

Si usted abandonó determinado camino, y este paso aún le incomoda, revise sus decisiones.

9. Sepa descansar:

Un día por semana sin pensar en el trabajo termina permitiendo que el subconsciente lo ayude.

10. Deje que las cosas muestren el camino más alegre:

Si usted está luchando demasiado por algo, y no obtiene resultados, sea más flexible y entréguese a los caminos que la vida le apunta.

11. Lea los símbolos:

Se trata de un lenguaje individual, vinculado a la intuición. Aunque los símbolos le indiquen una dirección opuesta a la que había planeado, sígalos. En ocasiones se equivocará, pero es la única manera de comprender este nuevo lenguaje.

12. ¡Arriésguese!:

Los hombres que cambiaron el mundo dieron inicio a sus caminos partiendo de un acto de fe. Crea en la fuerza de sus sueños; Dios es justo, y jamás pondría en su corazón un deseo imposible de realizar.

Paulo Coelho.