Archivo | 19 febrero, 2012

Cómo tomar una decisión

Cada vez me asombra más la vida con su multitud de capas que envuelve otras capas, que a su vez contienen más capas que hacen infinitas las posibilidades, las creencias, los juicios, las conductas y las realidades. Es de este modo como me encuentro de frente con las contradicciones, con las palabras que en apariencia se oponen pero que en el fondo están estrechamente relacionadas.

Así como tú te has encontrado de frente con la incapacidad de tomar una decisión porque sientes que cualquiera de las opciones que escojas atraerá un riesgo enorme o no será conveniente para ti, también yo me he visto en esta situación centenares de veces y lo más sorprendente es que todavía llegan a mi mente ese par de bifurcaciones de mis rutas neuronales que me hacen preguntarme: ¿Y ahora qué? ¿Qué voy a hacer? ¿Cuál opción debo tomar?

Entonces surge la frase: “Quítate del medio”.

Lo que significa que deje de pensar en ello y le abra paso a mi Yo Divino, a quien no piensa, a la luz que parece escondida y que sin embargo se encuentra visible para quien tiene la facultad de percibirla. Y me siento muy bien sabiendo que sucederá lo que es correcto, lo que es perfecto, lo que simplemente tenía que pasar y muchas veces ni siquiera decido. Es por eso que hay quien opina que –no decidir- también es decidir, porque de hecho la opinión de quienes no deciden también cuenta en el gran movimiento de la conciencia colectiva. Así que una vez más se puede decir que ese mundo oscuro e intranquilo que llevamos adentro también es parte de la claridad, de la calma y de la perfección; así que lo caótico es parte inherente del orden divino.

Algunos autores afirman que tenemos el poder de elegir, otros afirman que no y la verdad es que lo único que importa aquí es lo que tú consideras porque con base en ello se moverá tu campo o tu perspectiva de la vida. De todos modos a cada instante te vas a encontrar con una oportunidad de elegir entre dos caminos distintos (pero que al final se unen): ¿pensar en el problema o  amarte permanentemente sin analizar?

Ahí está la decisión. Si sientes que no puedes elegir amarte de manera permanente entonces aquí entra una segunda capa de las muchas que tiene la vida, ya que también podrás elegir amarte por no amarte o aceptarte por no poder hacer lo que te dicta tu conciencia. Si eliges al amor, cada inicio de camino te permitirá encontrarte con la aprobación de todos tus actos.

La indecisión suele suceder en tus relaciones con las demás personas. Tienes un gran conflicto en tu mente pensando en si será conveniente que te quedes con tu pareja por ese montón de años a su lado o si debes irte y disfrutar de experiencias nuevas que en tus pensamientos se dibujan como más placenteras. Este conflicto da lugar a pensar si estarás feliz o no con tu próxima relación formal o si sentirás que la culpa te va a doblegar poco a poco hasta volverte pedazos.

Quizás piensas en si será propicio tener ese bebé o no, en cómo afectará tu vida el decir que sí, en lo que vendrá después si dices que no, en el por qué te sucedió algo en lo que crees que no tuviste oportunidad de decidir, etc. Es probable que te estés preguntando si será oportuno regresar, si trasladarte a otra ciudad o quedarte en el mismo sitio de siempre, si casarte o dejarlo para una próxima ocasión, si abandonar definitivamente la vida de maltrato a la que te has adaptado lentamente o si es tu misión continuar ahí.

En todas las situaciones cotidianas hay decisiones por tomar y esto es perpetuo, entonces ¿Por qué no dejar todo en manos de la Inteligencia Divina para que así tenga lugar lo perfecto? ¿Quizás no le dejas todo a la Divinidad porque a través de tus indecisiones se manifiesta lo Divino?. Nadie lo sabe. La mente no tiene esa facultad, entonces simplemente las preguntas continúan:

¿Me realizo el examen médico o no?

¿Compro casa o apartamento?

¿Funcionarán estas palabras que curan?

¿Digo que sí o que no?

Y razonablemente el SI te da más posibilidades que el NO, pero de todas maneras en mi concepto lo mejor es hacer algo y ya, sin pensarlo tanto, o bien permitir que un estado interior iluminado, en calma te lleve a actuar de manera perfecta para ti, ya que conscientemente no sabes qué es lo que necesita tu Ser para continuar. Seguramente puedes reconocer que tus mejores pasos, tus mejores acciones, tus mejores obras se te dieron de manera repentina, tus mejores decisiones saltaron frente a tus ojos casi sin que pudieras darte cuenta porque no hubo espacio ni lugar para pensar.

Entonces no pienses.

Pronuncia las 4 palabras que curan de manera permanente y si sientes la obligación de pensar vuelve a pronunciar las 4 palabras que curan y confía en el Ser que te ha hecho sonreír cientos de veces, permite que te muestre tu misión, tu lugar y el trabajo para el cual naciste.  Yo sé que esto no es fácil de hacer, pero si llegó a ti es porque tú puedes.

La experiencia de permitir que la vida se despliegue a través de ti es maravillosa, sin embargo no está libre de miedo, porque siempre surge la duda acerca de que permitir significa que algo negativo se quede, que esa enfermedad permanezca, que esa ausencia de dinero continúe y que la soledad te invada; pero no hay que confundir la aceptación con la apatía. El hecho de “permitir” simbólicamente hablando consiste en respetar los tiempos del cuerpo, los de tu mente y los de tu espíritu para poder sentir la tranquilidad de que hay una fuerza superior a tus pensamientos que puede guiarte, que puede sanarte, que puede enseñarte más. Entonces cuando sientes esta quietud dejas de tener miedo de lo que vendrá y hueles el ambiente, observas el panorama, observas las flores, las montañas, disfrutas del campo y es entonces cuando la vida te regala un instante sagrado, un momento de iluminación donde el mundo es tuyo, y ya después nada será igual. Ese instante te llevará a entender que siempre siempre siempre aunque no decidieras, decidiste bien.

 Vivi Cervera

Enchanted – Mars Lasar

Mars Lasar es un alemán nacido el tecladista y compositor , criado en Australia . Predominantemente nueva era , su música también contiene elementos de música electrónica , jazz , pop , mundo y roca . La música de Lasar ha aparecido en la televisión y en el cine: un ejemplo notable es la música de su primer álbum, Olympus, que se utiliza para la CBS cobertura del ‘s Juegos Olímpicos . También ha trabajado con otros artistas como Seal , Herbie Hancock , Jon Stevens , John Sykes y tATu . Muchos de sus portadas de discos cuentan con su propia obra de arte.