Archivo | 20 julio, 2011

Dr. Roberto Rosler- Explicando el cerebro humano.

Roberto Rosler trabajó muchos años como neurocirujano “duro” antes de interesarse por el novedoso campo de las relaciones entre el sistema nervioso y los afectos. En esa primera etapa de su carrera introdujo innovaciones en procedimientos quirúrgicos que lo llevaron a recibir reconocimientos como el Premio Neurocirugía (otorgado por la Sociedad Argentina de Neurociencias), el Premio Raúl Carrea (de la Asociación Argentina de Neurocirugía), el Premio Julio Monereo en Oncología Pediátrica y el Premio otorgado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.
Sin embargo, con el paso de los años, Rosler empezó a preguntarse si todos los males de sus pacientes podían explicarse a partir de la interacción entre neuronas y moléculas. “La neurofisiología que se enseña en la Facultad de Medicina es ortodoxa, sigue la separación entre el alma y el cuerpo iniciada por Descartes”, afirma Rosler. “Como los afectos no se pueden medir, muchas veces los médicos desatendemos ese campo. A veces un paciente dice que se siente mal, pero si todos sus análisis de laboratorio arrojan resultados normales, nosotros le decimos que está bien.”
Sospechando que quizá había una manera de tender un puente entre lo que Descartes había separado, Rosler inició sus primeras lecturas en torno a la neurobiología de la afectividad, un área de estudio relativamente nueva, que “analiza los circuitos del sistema nervioso que ayudan a explicar emociones como la agresividad, la tristeza y el miedo”.
Empezó entonces a considerar muchos padecimientos desde una nueva óptica. “Vivimos en la modernidad, pero nuestro cerebro sigue siendo del paleolítico”, afirma. “Algunos síntomas que consideramos patológicos, en realidad no son más que reacciones sanas.”

El secreto de tus agresiones:

“Una mirada neurobiológica de la violencia”

 

Un menage a trois cerebral:

“Reptiles, Emociones y Cogniciones”

✿.✿..✿…Amigos…✿.✿..✿ Jorge Luis Borges

 

No puedo darte soluciones para todos tus problemas en la vida,
no tengo respuesta para tus dudas o temores.
Pero puedo escucharte y compartirlos contigo.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito apoyarte, estimularte y ayudarte si me lo pides.
No puedo trazarte limites dentro de los cuales debes actuar,
pero si te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parte el corazón,
pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días pensé en mis amigos y amigas,y entre ellos apareciste tú.
No estabas arriba ni abajo ni en medio.No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el numero uno ni el numero final.Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero,el segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.

Gracias por serlo.♥..✿.✿..✿.