Archivo | 19 abril, 2011

Descongelamiento…

ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰ✿ڿ

“De vez en cuando es bueno ser consciente de que
hoy, de que ahora, estamos fabricando las nostalgias

 que descongelarán algún futuro.”

 

Mario Benedetti

✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ڿڰ✿ڿڰۣ✿

No ignores la tristeza….

Ábrele espacio para que respire. La tristeza es un hueco en el amor. Una fuga transitoria de energía. Un camino hacia uno mismo. La revisión profunda de algún espacio roto.

No ignores la tristeza. Pues toda emoción es necesaria y conveniente. La tristeza te ayuda a detenerte temporalmente. A alejarte de todo lo mundano. Te deja en la puerta de un nuevo comienzo.

Reconócela.No la confines a un espacio muerto. No la encierres bajo llave. No permitas que se entierre. No la disfraces con mentiras lindas.

No ignores la tristeza. Escucha su mudez, siente su calma. Ella no pretende avergonzarte. No todos los días son soleados. Todo tiene un lado débil.

No ignores la tristeza. Permítele que hable en su dialecto. Que te conduzca hasta el final de la bajada. Y cuando vuelva la otra fase de la Luna el rayo de luz traspasará el prisma y volverá a encenderse de colores tu alegría.

No ignores la tristeza. Todas tus emociones son importantes y necesarias. No siempre estarás en el lado fuerte. Expresa lo que sientes. Pronto volverás a estar alegre.

8f3c6a8e

Que tus pasos te lleven a donde desees llegar.

Que tus pasos te lleven a donde desees llegar.

Si recorres el camino de tus sueños, comprométete con él.

No dejes la puerta de salida abierta con la disculpa de: “Esto no es lo que yo quería”.

Esta frase guarda en sí misma, la semilla de la derrota. Asume tu camino.
Aunque tengas que dar pasos inciertos, aunque sepas que puedes hacer mejor lo que estás haciendo.

Si aceptas tus posibilidades en el presente, con toda certeza, mejorarás en el futuro.
Pero si niegas tus limitaciones, jamás te librarás de ellas.

Afronta tu camino con coraje, no tengas miedo de las críticas de los demás.
Y sobre todo, no te dejes paralizar por tus propias críticas.
Es necesario quebrar nuestras propias estructuras.

Un sueño sólo es un sueño cuando no accionamos, y deja de serlo cuando decidimos que se haga realidad.

Entiende que sólo hay que avanzar sacudirse de todo lo que paraliza. Confiar que en Dios todo lo podemos y que los mejores días vendrán, que las mejores oportunidades llegarán anuestra puerta, y los sueños más hermosos no estarán para que los veamos como algo inalcanzable, sino que serán concretados.

Sé un visionario, marca la diferencia, escapa de la matriz de este mundo que atrofia tu mente, te materializa, destruyendo tus convicciones, robándote así tu verdadera identidad.

No seas solo un soñador, prosigue la meta y corre hasta el final de la carrera.

Nunca es tarde para volver a intentarlo. Es preferible volver a intentarlo que morir con la sensación de no haber sido capaz de jugarte por lo que era tu vida.

Depende de ti el cambio.
Dios te da los medios, de ti depende la acción.

Dios te da su palabra, de ti depende que
creas.

La vida… “Osho”

   


“La vida es vivir. No es una cosa, es un proceso. No hay forma de conocer lo que es la vida más que viviendo, estando vivo, fluyendo, discurriendo con ella. Si buscas el significado de la vida en algún dogma, en una determinada filosofía, en una teología, da por seguro que te perderás lo que es la vida… y su significado.

La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás.

La vida es inseguridad. A cada momento se dirige hacia una inseguridad mayor. Es un apostar. Uno nunca sabe lo que va a suceder. Y es hermoso que uno nunca lo sepa. Si fuera predecible, no valdría la pena vivir la vida. Si todo fuera como te gustaría que fuese y si todo fuera una certeza, no serías un hombre, serías una máquina. Sólo existen certezas y seguridades para las máquinas.

La vida es un misterio; cuanto más la conoces, más bella es. Llega un momento cuando, de repente, empiezas a vivirla, empiezas a fluir con ella.

La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, … has de sentirla. Es como caminar por una cuerda floja.

La mejor manera de perder la vida es tener una cierta actitud ante ella. Las actitudes tienen su origen en la mente, y la vida supera la mente. Las actitudes son nuestras creaciones, son nuestros prejuicios, nuestras invenciones. La vida no es creada por nosotros; al contrario, nosotros somos sólo ondas en el lago de la vida.

¿Qué clase de actitud puede tener una ola respecto al océano? ¿Qué tipo de actitud puede tener una hoja de hierba hacia la Tierra, la Luna, el Sol o las estrellas? Todas las actitudes son egoístas, todas las actitudes son estúpidas.

La vida no es una filosofía, no es un problema; es un misterio. Tienes que vivirla, no de acuerdo a cierto patrón de conducta, no de acuerdo a un condicionamiento, de acuerdo con lo que te han contado sobre ella. Tienes que empezar de nuevo, desde cero.

Depende de ti. La vida en sí misma es un lienzo en blanco, se convierte en cualquier cosa que tú pintes en él. Puedes pintar infelicidad, puedes pintar felicidad, puedes pintar progreso interior.

Esta libertad, este libre albedrío es tu gloria.

Mi mensaje es muy simple: Vive la vida tan peligrosamente como te sea posible. Vive la vida totalmente, intensamente, fructíficamente, porque la vida, es Dios.

Primero conviértete en un Zorba, en una flor de esta tierra y a través de ella logra la capacidad de llegar a ser un Buda, la flor del otro mundo. El otro mundo no está separado de éste; el otro mundo no está en contra de éste. El otro mundo está escondido en éste. Este es sólo una manifestación del otro y el otro es la parte no manifiesta de éste.

Para mí, el primer fundamento de la vida es la meditación. Todo lo demás es secundario.

La vida debe ser una búsqueda. No un deseo, sino una búsqueda; no una ambición de convertirse en esto o en lo otro, el presidente de un país o un primer ministro, sino una búsqueda para descubrir: “¿Quién soy yo?”.

La vida no es una cárcel, no es un castigo. Es una recompensa y es dada sólo a aquellos que se la han ganado, a aquellos que se la merecen. Ahora tienes el derecho de disfrutar, de llorar, de sentir, en concreto de vivir. Sería un pecado si no disfrutas de todo lo que te da la vida.

Irías en contra de la existencia si no la embelleces, si la dejas simplemente como la encontraste. No, déjala un poco más feliz, más hermosa, más fragante.

¡La vida consiste en explorar, en ir hacia lo desconocido, en alcanzar las estrellas! Sé valiente y sacrifica todo por la vida; nada vale más que ella. No sacrifiques tu vida por pequeñas cosas; dinero, seguridad, estabilidad. Nada de ello tiene valor. Uno tiene que vivir su propia vida tan totalmente como sea posible, entonces la alegría llega. Solamente entonces es posible una desbordante dicha. Aquellos que quieren vivir realmente tienen que afrontar muchos riesgos. Tienen que adentrarse más y más en lo desconocido. Tienen que aprender una de las lecciones más fundamentales: que no existe el hogar, que la vida es un peregrinaje sin principio ni fin. Sí, hay lugares donde puedes descansar, pero son simplemente para pasar la noche y a la mañana siguiente te tienes que ir de nuevo. La vida es un continuo movimiento, nunca llega a ningún final.

Cuanto más profundiza una persona en si misma, más madura. Cuando ha alcanzado el centro de su mismo ser, alcanza la madurez perfecta. Para mi, “madurez” es otro nombre para “realización”. Has culminado el pleno desarrollo de tu potencial. Lo has actualizado. La semilla, tras un arduo viaje, ha florecido. La madurez conlleva cierta fragancia, aporta una tremenda belleza al individuo. Le aporta inteligencia, la inteligencia más aguda posible. Le convierte en puro amor. Su actividad es amor, su inactividad es amor. Su vida es amor, su muerte es amor. Es tan sólo una flor de amor…”

Osho